sábado, abril 11, 2009

¿TRISTEZAS?... ¡NO!... ¡FELICIDAD!

¿Tristezas?... ¡No!... ¡FELICIDAD!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio


Meditación Diaria
por RITCHIE PUGLIESE

RECREAR
ISAIAS 56:7 “Yo los traeré a mi monte sagrado y los haré felices en mi casa de oración. Yo aceptaré en mi altar sus holocaustos y sacrificios, porque mi casa será declarada casa de oración para todos los pueblos”.

La debilidad de muchos cristianos en la oración se ve reflejada en la asistencia a las reuniones de oración. Generalmente asisten a esas reuniones un diminuto grupo de personas bien adultas, porque hay cristianos que piensan que la oración es para aquellos que ya no tienen fuerzas para hacer nada o es para personas bien ancianas. ¡Vaya mentira!

La Biblia habla otra cosa, pues dice que cuando nosotros vamos a la presencia de Dios, al santo monte del Señor, allí no hay tristezas sino felicidad. ¿Puedes creer que Dios quiere que tú te sientas feliz, te diviertas y te recrees en tu tiempo de oración? El diablo nos ha hecho creer que orar aburrido, es perdida de tiempo y que podemos “ganar tiempo” haciendo otras cosas.

Es por eso que el diablo se ha encargado a través del tiempo de debilitar a los cristianos impidiéndoles orar, o si lo hacen, que se aburran al orar. Es tiempo de romper todo aquello que frene nuestro deleite y alegrìa en la oración en el Nombre de Jesús. El cristiano que ora a su Señor es un arma poderosa contra las fuerzas del mal pues es un hombre feliz.

La Biblia dice que en la presencia de Dios hay plenitud de gozo y alegría, no aburrimiento ni tristezas. Al buscar a Dios en oración podemos verle cara a cara y experimentar Su presencia inefable que llena nuestra vida con amor, paz, armonía, gozo y felicidad.

El que se aburre en la oración todavía no conoce ni comprende al verdadero Dios, manifestado en la persona de Cristo y obrando por medio de la presencia del Espíritu Santo. Busca a Dios en oración y vendrá, de Su hermosa presencia, la felicidad que sólo El nos puede dar y gozarás en Su presencia.

CONFESION DE FE: ME RECREO EN LA ORACION POR EL PODER DEL ESPIRITU SANTO

ORACION:
Señor, rechazo en este momento de mi vida todo pensamiento que me dice que orar es aburrido y monótono. Te pido que me ayudes a cambiar mi espíritu y que a través de la oración encuentre la felicidad que sólo Tu puedes dar. Gracias Señor. En Tu Santo Nombre. Amén.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home