domingo, noviembre 23, 2014

HAY CAMINOS Y CAMINOS

En TÍ confío.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
HAY CAMINOS Y CAMINOS…
PROVERBIOS 2:12-13 “La sabiduría te librará del camino de los malvados, de los que profieren palabras perversas, de los que se apartan del camino recto para andar por sendas tenebrosas,”
JUAN 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
Hay caminos anchos y espaciosos y hay caminos estrechos y difíciles. Hay caminos llanos y otros son muy empinados. Hay caminos derechos y otros son extremadamente con muchas curvas. Hay caminos de sombras y hay caminos claros e iluminados. 
Hay caminos secos y hay caminos fangosos. Hay caminos firmes y hay caminos resbalosos. Hay caminos llanos y hay caminos escabrosos. Hay caminos que nos conducen a las alturas y hay caminos que nos llevan directamente al abismo. Hay caminos perennes y hay caminos que con el tiempo desaparecen.
En fin, hay muchas clases de caminos y a casi todos nosotros nos ha tocado, nos toca y nos tocará tener que transitar por muchos de estos diferentes caminos a lo largo de nuestra vida. 
Pero, ¿qué es lo que hace que la serenidad del caminante y su progreso no dependa de las variadas circunstancias del terreno y que muchos, aunque les haya tocado senderos llenos de obstáculos y dificultades, se sientan seguros y confiados de que el trayecto, sea inhóspito o agradable, los llevará a buen destino?
La diferencia está en quién te acompaña en tu travesía. ¿A quién has buscado para que te ayude a avanzar sin problemas, independientemente de las eventualidad de la vida?
Hay un sólo compañero que puede garantizarte la paz y el gozo y el avance seguro hacia el mejor destino y ÉL es el Señor Jesucristo. De su mano, no tenemos por qué temer pues ÉL se encargará de retirar cualquier obstáculo que se interponga a nuestro paso y nos dará vía libre hasta la presencia del Altísimo.
Cuidemos, pues, de hacernos acompañar por la única persona que nos da garantías de llevarnos a feliz término independientemente del sendero que tengamos que recorrer.
Busca hoy a Cristo y toma Su mano.

ORACIÓN: Gracias Señor porque en Ti encuentro esa seguridad que necesito para transitar por este mundo. Tú eres mi copiloto. En Ti confío. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

sábado, noviembre 22, 2014

LAS BUENAS OBRAS

Tu voluntad…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
LAS BUENAS OBRAS
PROVERBIOS 10:16 “El salario del justo es la vida; la ganancia del malvado es el pecado.”
En la Palabra de DIOS hay un par de temas que se repiten a menudo pero que la mayoría de la gente no termina de entender. El primero es: “Hacer el bien conduce a la vida.” El otro dice: “Hacer el mal lleva a la muerte.” 
Hasta aquí todo luce simple y fácil de entender, al menos para quienes han tenido la oportunidad de estudiar y meditar en la palabra de DIOS con frecuencia y perseverancia. Mas éstos aparentemente sencillos conceptos les suenan como griego o mandarín a quienes no buscan a DIOS ni le obedecen.
Una de las razones es que aún cuando pudieran entenderlos, la incapacidad para llevarlos a cabo los frustra y hace que no sigan intentándolo. Otra razón es que sus oídos están saturados de los mensajes con que el mundo distrae a las personas para que no se ocupen ni se enteren de los llamados de DIOS.
El resultado es fatal. La persona es fácil presa de la tentación, cae en pecado y se aleja cada vez más y más de DIOS.
El camino de la vida, el cual está pavimentado con las buenas obras de los hijos de DIOS es un sendero difícil de encontrar pero muy agradable para transitar. Para comenzar, las buenas obras ya han sido preparadas desde antes de la creación para que nosotros andemos en éllas, es decir, para que las pongamos en práctica, como nos dice el apóstol Pablo en su carta a los Efesios.
Imaginémonos que estas buenas obras son como los estantes de un restaurante tipo “COMA TODO LO QUE PUEDA” donde los diferentes platillos se encuentran presentados y listos para consumir para que cada comensal escoja lo que prefiera comer, sin obligaciones ni límites.
De la misma manera, el Señor nos presenta una serie de enseñanzas por medio de Su Palabra donde nos muestra los diferentes tipos de buenas acciones y cada quien escoge la manera que más le agrade para servir al Señor sin obligaciones y sin límites. 
¿Ya seleccionaste cuál será la buena obra con la que servirás al Señor Jesús en el día de hoy?  
Entonces, manos a la obra y ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

ORACIÓN: Padre Celestial. Gracias porque cuando leo Tu Palabra (La Biblia) Tú me enseñas cuál es Tu voluntad y todas las bendiciones que puedo recibir a través de élla. Gracias Señor porque Tú diste a Tu Hijo Unigénito para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierde más tiene vida eterna. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

viernes, noviembre 21, 2014

VIDA VICTORIOSA

En TÍ confío Señor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
VIDA VICTORIOSA
HABACUC 1:2-3 “¿Hasta cuándo, Señor, he de pedirte ayuda sin que tú me escuches? ¿Hasta cuándo he de quejarme de la violencia sin que tú nos salves? ¿Por qué me haces presenciar calamidades? ¿Por qué debo contemplar el sufrimiento? Veo ante mis ojos destrucción y violencia; surgen riñas y abundan las contiendas."
Cuando pienses que ya no queda esperanza porque todo está perdido recuerda que el tiempo de DIOS es preciso. DIOS nunca llega antes ni después. ÉL llega justo en el momento de mayor necesidad y cuando es más conveniente.
Nosotros que estamos tan acostumbrados a estar pendientes de los años, meses, días, horas, minutos y segundos nos desconcertamos cuando pensamos que DIOS se tarda en responder.
Para comenzar, ÉL no es un genio que se encuentra atrapado en una botella y que si lo liberamos, nos concederá tres deseos. Esas son fantasías orientales que deben haberse introducido en nuestra cultura allá por los años de la ocupación mozárabe de la península ibérica.
Si hay algo que debemos entender es que DIOS está más allá del tiempo y el espacio y por lo tanto no está sujeto a las limitaciones de éstos. Alguien.nos vendió la idea de que la vida plena debía ser un jardín de rosas, libre de problemas y dificultades. Quien nos vendió esta utopía pasó por alto que las rosas con todo lo bellas y fragantes que son, también tienen espinas.
El Señor Jesús nos prometió que si lo aceptábamos como Señor y Salvador tendríamos vidas abundantes. ÉL no habló de jardines de rosas ni de vidas libres de problemas. Por el contrario nos advirtió que en este mundo afrontaríamos aflicciones.
Lo que DIOS nos da para afrontar las aflicciones y los problemas es fortaleza y ánimo para que nos desmayemos y salgamos victoriosos, perfeccionados y fortalecidos para enfrentar retos aún más difíciles con éxito total. La vida abundante es aquella que es victoriosa sobre los problemas.
DIOS está bien al tanto de tu situación. ÉL sabe perfectamente cuál es tu sufrimiento y no se quedará tranquilo hasta haberte concedido Su justicia divina. Espera con paciencia el tiempo de DIOS y la paz del Señor inundará tu ser y te dará la tranquilidad y fortaleza que necesitas en ese momento para superar la prueba. DIOS ya se está levantando para atender tu caso y tu clamor.
Pongamos nuestras esperanzas en DIOS y saldremos victoriosos de las pruebas.

ORACIÓN: Padre Celestial. Me acerco a Ti para pedirte ayuda. Estoy pasando momentos muy difíciles y sé que Tú me puedes ayudar. Te entrego todas mis cuitas y preocupaciones. Gracias Señor porque Tú has prometido ayudarme. Enel nombre de Cristo, amén.

jueves, noviembre 20, 2014

RAZONES PARA TENER ESPERANZA

No la pierdas…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
RAZONES PARA TENER ESPERANZA
EFESIOS 2:12 “Recuerden que en ese entonces ustedes estaban separados de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin DIOS en el mundo.”
La esperanza es lo que nos mantiene vivos a ti y a mí. La gente que pierde algún tipo de esperanza por lo general se convierte en enemigo de la sociedad o en una carga para élla.
Estoy seguro de que has notado esto entre las personas de tu centro de estudios o de tu trabajo. La gente que no tiene ni sombra de esperanza hace daño o se aleja; se vuelve suicida, ya sea por su conducta temeraria en busca de una emoción temporal, o por actos abiertos de desesperación.
Las religiones del mundo tratan de satisfacer esa sed de esperanza. Ofrecen algo que intenta darle sentido al aparente caos de la vida. Trágicamente, muchas personas se aferran a una esperanza falsa.
El apóstol Pablo enseñó que nuestra única esperanza real se centra en conocer a DIOS tal como se ha revelado a través de su Hijo Jesucristo. En su carta a los efesios, en el capítulo 2(*), Pablo dijo que antes de que éllos pusieran su confianza en Cristo, estaban «sin esperanza y sin DIOS en el mundo»; sin embargo, al conocer a Cristo tenemos todas las razones del mundo para tener esperanza.
Hemos recibido vida espiritual y hemos sido liberados de las garras de la muerte del que gobierna las tinieblas; tenemos al Espíritu Santo morando en nosotros, el cual nos capacita para vivir para DIOS; tenemos la seguridad de que nada nos puede separar del amor de DIOS; tenemos un Padre que escucha y contesta nuestras oraciones y nuestro servicio para Cristo serán ricamente recompensado.
Es fácil preocuparse con los problemas que confrontamos cada día; algunos de nuestros problemas parecen insuperables. Si hoy te encontraras desesperanzad@ o desesperad@, necesitas que DIOS te infunda esperanza. Con ninguna otra persona o en ningún otro lugar podrás encontrar la esperanza que tanto necesitas; el Señor infunde Su esperanza por medio de Su maravillosa y perfecta palabra.
Por muy desesperanzado que pueda parecer la vida en un momento determinado, tenemos razones para tener esperanza en esta tierra porque tenemos un Padre en los cielos que nos ama.
Esta es una razón más para que nos detengamos y repasemos las razones que tenemos para tener esperanza. “Espero en el Señor; en ÉL espera mi alma, y en Su Palabra tengo mi esperanza”. Salmo 130:5
ORACIÓN: Gracias Padre Celestial porque através Tuyo recibimos esa esperanza que necesitamos y porque Tú nos amas. En el nombre de Cristo, amén.
(*)LECTURA BIBLICA: EFESIOS 2:1-10
En otro tiempo ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados, en los cuales andaban conforme a los poderes de este mundo. Se conducían según el que gobierna las tinieblas, según el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en la desobediencia. En ese tiempo también todos nosotros vivíamos como ellos, impulsados por nuestros deseos pecaminosos, siguiendo nuestra propia voluntad y nuestros propósitos. Como los demás, éramos por naturaleza objeto de la ira de Dios. Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aún cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con ÉL en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte. Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.


miércoles, noviembre 19, 2014

¿PERFECCIÓN EN LA DEBILIDAD?

Mi ayuda viene de TÍ…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
¿PERFECCIÓN EN LA DEBILIDAD?
2a CORINTIOS 12:9-10 ”pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte."
A DIOS le encanta usar a los débiles. Todos tenemos debilidades. Es más, tú tienes un manojo de defectos e imperfecciones: físicos, emocionales, intelectuales y espirituales. También tienes un sin fin de circunstancias incontrolables que te debilitan, como las limitaciones financieras o relacionales. Lo más importante es qué haces con éllas.
Estamos acostumbrados a negar nuestras debilidades, las defendemos, las excusamos, las ocultamos y las resentimos. Eso le impide a DIOS usarlas de la manera que desea hacerlo.
DIOS tiene una perspectiva diferente de tus debilidades. ÉL dijo:”Mis pensamientos y mis caminos son más altos que los tuyos”, de modo que a menudo actúa en maneras exactamente opuestas a lo que esperamos.
Pensamos que DIOS sólo quiere usar nuestras fortalezas, pero también quiere usar nuestras debilidades para su gloria. Algunas veces DIOS convierte una fortaleza en debilidad para usarnos aún más.
Jacob era un manipulador que gastó su vida intrigando para después correr por sus consecuencias. Una noche, mientras luchaba con DIOS, dijo: “No voy a dejarte hasta que me bendigas”. DIOS le respondió: “Está bien”, pero entonces le agarró el muslo a Jacob y le dislocó su cadera.
¿Qué significa eso? DIOS tocó la fuerza de Jacob (el músculo del muslo, el más fuerte del cuerpo) y lo transformó en debilidad. Desde ese día en adelante, Jacob caminó cojeando de manera que nunca más pudo huir. Eso lo forzó a apoyarse en DIOS quisiera o no.
La Biblia dice: “DIOS escogió lo débil... del mundo para avergonzar a los poderosos”. Tus debilidades no son un accidente. DIOS deliberadamente las permitió en tu vida con el propósito de demostrar Su poder a través de ti.
A DIOS nunca le impresionó la fuerza ni la autosuficiencia. De hecho, ÉL es atraído a los débiles que admitan serlo. Jesús consideró el reconocimiento de nuestras necesidades como un atributo de los ”pobres de espíritu”. Esta actitud es la que ÉL bendice.  
La Biblia está llena de ejemplos de cómo DIOS ama y usa a los imperfectos, a las personas ordinarias para hacer cosas extraordinarias a pesar de sus debilidades. Si DIOS usara sólo personas perfectas, nada sería hecho, porque ninguno de nosotros es perfecto. Que DIOS use a los imperfectos es muy alentador para todos nosotros.

Una debilidad, o “aguijón” como Pablo lo llamó, no es un pecado ni vicio ni un defecto de carácter que puedas cambiar, como la gula o la impaciencia. Una debilidad es cualquier limitación que tengas o heredaste y no tienes poder para cambiarla.
Cuando piensas en las limitaciones de tu vida, puedes ser tentado a concluir: “DIOS nunca podría usarme”. Pero a DIOS no lo detienen nuestras limitaciones. De hecho, ÉL disfruta poner Su poder en envases comunes.
La Biblia dice: “Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de DIOS y no de nosotros”. Igual que la artesanía común, somos frágiles, defectuosos y fáciles de quebrar. Pero DIOS nos usará si le permitimos trabajar por medio de nuestras debilidades.
Para que ésto ocurra debemos seguir el modelo de Pablo. Él mostró su vulnerabilidad en todas sus cartas. Expresó con sinceridad sus fallas: “Cuando quiero hacer lo bueno, no lo hago, y cuando trato de no hacer lo malo, eso hago”; sus sentimientos: “Yo te dije todos mis sentimientos”; sus frustraciones: “Fuimos realmente agobiados, abrumados, y temimos que nunca podríamos volver a vivir a través de esto”; sus temores: “Cuando yo vine a ti, estaba débil, temeroso y estremecido”.
DIOS quiere usar tus debilidades, no sólo tus fortalezas. Nuestras fortalezas crean competencias, mientras que nuestras debilidades producen comunión. Gloríate en tus debilidades. Pablo dijo: “De mi no haré alarde, sino de mis debilidades”.
En vez de mostrarte autosuficiente e insuperable, obsérvate a ti mismo como un trofeo de gracia. Cuando el enemigo apunte a tu debilidad, acuérdate de DIOS y llena tu corazón con alabanza a Jesús, que “entiende cada debilidad nuestra”, y al Espíritu Santo, que “nos ayuda en nuestra debilidad”.

ORACIÓN: Dios Misericordioso. A TI acudo cuando estoy en problemas y necesidades porque sé que Tú me vas a ayudar. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

martes, noviembre 18, 2014

¡QUÉDATE!

El Señor, mi Amigo…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
¡QUÉDATE!
PROVERBIOS 17:17 “En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”.
El autor de novelas del oeste, Stephen Bly, dice que en aquellos días había dos tipos de amigos: los que huían corriendo y los que se quedaban.
A la primera señal de problemas, los primeros partían como un rayo, abandonando a su amigo en medio del peligro. Pero los que se quedaban, permanecían con su compañero, sin importar las circunstancias.
Desafortunadamente, no se podía saber qué clase de amigo se tenía hasta que llegaba el problema. Y entonces, ya era muy tarde, a menos que dicho amigo fuera de los que se quedaban. Sin embargo, más que estar preocupados con el tipo de amigos que tenemos, debiéramos considerar qué tipo de amigos somos.
En sus últimos días, mientras Pablo aguardaba su muerte, algunos de los que habían ministrado con él, huyeron y lo abandonaron para que enfrentara su ejecución solo.
En su última carta, él menciona a algunos (como Demas) que habían huido, y luego simplemente declaró: «Sólo Lucas está conmigo» (2a Timoteo 4:11). Lucas era de los que se quedaban. Si bien se sentía decepcionado por aquellos que lo habían abandonado, Pablo sintió un profundo consuelo al saber que no estaba sólo.
Los Proverbios nos dicen que «en todo tiempo ama el amigo». Durante tiempos de adversidad, necesitamos amigos en quien confiar. Cuando las personas que conocemos enfrentan problemas, ¿qué clase de amigos seremos: los que huyen o los que se quedan?
Un@ verdader@ amig@ se queda con nosotros en los tiempos de prueba.

ORACIÓN: Gracias Padre Celestial porque a través de Tu Palabra, nos haces conocer la importancia de ser un amigo de los que se quedan y que en todo tiempo debemos amar a nuestro amigo. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

lunes, noviembre 17, 2014

LA VERDADERA RIQUEZA

Tu Santa Palabra…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
LA VERDADERA RIQUEZA
SALMOS 119:57-58 “¡Mi herencia eres tú, Señor! Prometo obedecer tus palabras. De todo corazón busco tu rostro; compadécete de mí conforme a tu promesa.”
Casi todo el mundo sueña que llegue un día en que le traigan la noticia de que una tía millonaria falleció y le dejó toda su fortuna en herencia por haber sido su sobrino favorito. Más que una esperanza ésto es una fantasía por cuanto ¿cuántas personas en el mundo tienen una tía millonaria? Y aunque la tuvieran ¿no le parece que esperar su muerte es un acto de egoísmo absoluto?
En todo caso, sea que la riqueza nos llegue por vía de una herencia o por un hecho fortuito, nunca hemos de poner nuestras esperanzas en el dinero. Para comenzar, las riquezas son inciertas; nunca se sabe cuándo llegarán y cuándo dejarán de ser. Por otro lado, lo que fácil llega, fácil se va, de manera tal que las riquezas son poco confiables. Aparte de todo ésto, las riquezas ejercen una poderosa influencia sobre nuestras vidas que nos hace apartarnos del recto sendero que DIOS ha establecido para cada uno de nosotros.
¿Quiéres conocer una riqueza que no te hará comportar de manera egoísta ni te hará apartar tu mirada de DIOS?
Esa riqueza solamente la podrás hallar por medio de la lectura constante de la palabra de DIOS (La Biblia). En élla encontrarás toda clase de tesoros que te harán verdaderamente rico y poderoso.
Por medio de la palabra de DIOS conocerás las inquebrantables promesas que DIOS tiene para sus hijos y podrás ver Su misericordia y Su perdón que pueden rescatarte de la fosa en que posiblemente te encuentres por haber perdido el rumbo.
Acude, pues, a la fuente de la sabiduría y al manantial de los tesoros. Sólo allí podrás hallar gozo y paz. Sólo allí podrás conocer el corazón de nuestro Señor Jesucristo. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!
ORACIÓN: Padre Celestial. Dame la inteligencia y sabiduría para leer, entender y comprender Tu Palabra. Ayúdame Señor para que diariamente separe un momento del día y pueda leerla. Tú me hablas y me guías a través de élla. Ayúdame Señor. En el nombre de Cristo, amén.