jueves, octubre 23, 2014

CUESTIÓN DE PERSPECTIVA

De ti depende…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria   
CUESTIÓN DE PERSPECTIVA
APOCALIPSIS 3:17 “… no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”
Uno de mis cuentos favoritos trata de un ranchero tejano que ofrecía consejería agrícola a un granjero alemán, al cual le preguntó sobre el tamaño de su propiedad. Éste respondió: «Casi 255 hectáreas». Cuando el alemán le preguntó al tejano cuánto medía su rancho, este le explicó que, si subía a su camioneta al amanecer y conducía hasta que anocheciera, todavía estaría dentro de sus tierras.
Dejando de lado el chiste, es importante tener una perspectiva correcta. Desgraciadamente, los creyentes de Laodicea tenían un concepto equivocado de la riqueza(*). A simple vista, eran ricos: tenían abundantes bienes terrenales y pensaban que no necesitaban nada; ni siquiera al Señor. Pero Jesús tenía una visión diferente. A pesar de su prosperidad material, ÉL veía que cada uno de éllos era «desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo» (v. 17). Por éso, los invitó a volverse verdaderamente ricos al buscar lo que solo ÉL podía proveer: pureza, identidad, rectitud y sabiduría. 
Nuestra sociedad valoriza excesivamente las riquezas y los bienes materiales. Las personas están clasificadas socialmente según sus ingresos: Clase baja, clase media y clase alta, con alguna variación entre éllas. Somos constantemente bombardeados con propaganda publicitaria diseñada para apelar a mejorarnos a nosotros mismos y a "escalar el escalón social". Una propaganda específica que he visto mucho últimamente es el tema recurrente de "Tú te lo mereces" o "Tu puedes". Las agencias publicitarias conocen muy bien la naturaleza humana y explotan ese conocimiento al máximo para promocionar sus productos y servicios. Nosotros, seres pecadores, tenemos una tendencia intrínseca por el placer y por los "bienes materiales", y éllos usan éso para sacar provecho económico de éllo.  
Como hijos de DIOS, debemos estar siempre alertas sobre esta urgencia de "tener" y ganar status social, así como de aquellos que sacan provecho de éso. El apóstol Pablo tiene esta tremenda exhortación para nosotros [y de hecho, es una gran fuente de ganancia] “Pero gran ganancia es la piedad (verdadera religión) acompañada de contentamiento; porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos (satisfechos) con ésto. Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas (inútiles), que hunden a los hombres en destrucción y perdición." (1 Timoteo 6:6-9). 
Cuando el énfasis de nuestra vida está bien fundado en la piedad, el contentamiento personal es una de las maravillosas consecuencias. Después de todo, ¿qué puede ser mejor que tener nuestras necesidades satisfechas y poder dormir con la conciencia limpia?
Piénsalo. No cometamos el error de los laodicenses, sino mantengamos una perspectiva apropiada de qué significa ser rico: La riqueza verdadera no se mide por lo que tienes, sino por quién eres en Cristo. "ÉL será la seguridad de tus tiempos, Te dará en abundancia salvación, sabiduría y conocimiento: el temor del Señor será tu tesoro." (Isaías 33:6)
La persona más pobre es aquella cuya única riqueza es el dinero.
ORACIÓN: Amado Padre Celestial, Tu verdad me dice que he venido al mundo sin nada, y que partiré de él también sin nada. Líbrame de realizar esfuerzos sin sentido para acumular cosas terrenales, y no permitas que el dinero y los bienes materiales puedan convertirse en ídolos en mi vida. Concédeme un corazón de buscar sinceramente Tu Reino y Su Justicia. En el nombre de Jesús. Amén.
(*) LECTURA BIBLICA: Apocalipsis 3:14-22
14 »Escribe al ángel de la iglesia de Laodicea: Esto dice el Amén, el testigo fiel y veraz, el soberano de la creación de Dios:
15 Conozco tus obras; sé que no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras lo uno o lo otro!
16 Por tanto, como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, estoy por vomitarte de mi boca.
17 Dices: "Soy rico; me he enriquecido y no me hace falta nada"; pero no te das cuenta de que el infeliz y miserable, el pobre, ciego y desnudo eres tú.
18 Por eso te aconsejo que de mí compres oro refinado por el fuego, para que te hagas rico; ropas blancas para que te vistas y cubras tu vergonzosa desnudez; y colirio para que te lo pongas en los ojos y recobres la vista.
19 Yo reprendo y disciplino a todos los que  amo. Por lo tanto, sé fervoroso y arrepiéntete.
20 Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él, y él conmigo.
21 Al que salga vencedor le daré el derecho de sentarse conmigo en mi trono, como también yo vencí y me senté con mi Padre en su trono.
22 El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.


miércoles, octubre 22, 2014

AUTOSUFICIENCIA

¡CUIDADO!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria 
AUTOSUFICIENCIA
JUAN 15:5 “… separados de mí no pueden ustedes hacer nada."
Aparte de la infidelidad y la rebeldía, una de las características principales del hombre postmoderno es su autosuficiencia. Todos, en menor o mayor grado, nos comportamos así. Cuando somos visiblemente autosuficientes, pensamos que no necesitamos de nada ni a nadie para subsistir. Si alguien, al ver nuestra necesidad  nos ofrece una mano, rechazamos su ayuda porque, de acuerdo con nuestra percepción de las cosas, nos bastamos a nosotros mismos para superar las dificultades. El orgullo nos impide reconocer el gesto de ayuda de quien se ofrece a colaborar. Pensamos quenos las sabemos todas y que somos los más listos del grupo. De hecho, aveces de manera involuntaria nos metemos en problemas para demostrar a los demás que no necesitamos de ayuda externa. No necesitamos que nadie nos enseñe porque todo lo sabemos; no nos hace falta que nadie nos apoye puesto que somos capaces de lograr todo solos, por nuestros propios medios.
La vida del hijo de DIOS es todo lo contrario. Nuestra vida es una vida de dependencia y no de independencia. Dependemos, en primer lugar, de la misericordia y bondad de nuestro Padre Celestial, a quien le place proveernos con toda clase de bendiciones y cubrir todas nuestras necesidades de manera tal que nada nos falta. Dependemos en menor grado de nuestros seres queridos, quienes también demuestran la mayor de las paciencias cuando tienen que literalmente lidiar con nosotros para que nos dejemos ayudar. No menos importante es la dependencia de los hermanos en la fe y de los amigos que con desinteresado aprecio nos extienden una mano para ayudarnos a salir del atolladero. Como podemos observar, para todo dependemos de otros y en muy poco dependemos de nosotros mismos. Dejemos a un lado el orgullo y no despreciemos, pues, esa mano que amorosamente se extiende desde los cielos o de parte de los seres que nos rodean para socorrernos en momentos de aprieto. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!
ORACIÓN: Padre, yo quiero entregarte esta área de mi vida que Tú sabes tanto me cuesta cambiar. Ayúdame a depender cada día más de Ti para experimentar el gozo de Tus bendiciones y Tu provisión, y dame un corazón agradecido con todos aquellos que extienden su mano para asistirme. Por Cristo Jesús te lo pido, amén.

LECTURA BIBLICA: Juan 15:1-8
1 »Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.
2 Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto todavía.
3 Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado.
4 Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí.
5 »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada.
6 El que no permanece en mí es desechado y se seca, como las ramas que se recogen, se arrojan al fuego y se queman.
7 Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá.
8 Mi Padre es glorificado cuando ustedes dan mucho fruto y muestran así que son mis discípulos. 


martes, octubre 21, 2014

¿ERES IMPARCIAL?

No te dejes influenciar…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria 
¿ERES IMPARCIAL?
SANTIAGO 2:1-4 “Hermanos míos, ustedes que tienen fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo, no deben hacer diferencias entre las personas. Puede darse el caso de que al lugar donde ustedes se reúnen llegue alguien vestido con ropa elegante y con anillos de oro, y llegue también un pobre vestido con ropa andrajosa. Si ustedes reciben gustosos al que viste la ropa elegante, y le dicen: «Venga usted, siéntese aquí, que es un buen lugar», pero al pobre le dicen: «Tú, quédate allá de pie, o siéntate en el suelo», ¿acaso no están discriminando entre ustedes y haciendo juicios malintencionados?"
La palabra “acepción”, la cual es mencionada en este pasaje, significa: “Preferencia, acción de favorecer a unas personas más que a otras por algún motivo o afecto particular, sin atender al mérito o a la razón.” Es lo contrario a ser justo o imparcial. Esta es una manera de actuar completamente opuesta al carácter de DIOS. La Biblia nos habla de esto en varios pasajes.
En Deuteronomio 10:17, cuando Moisés se dirige al pueblo de Israel les dice:«porque el Señor su DIOS es DIOS de dioses y Señor de señores; es DIOS grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas ni acepta sobornos». En otra oportunidad, cuando DIOS ordenó al profeta Samuel que ungiera a uno de los hijos de Isaí como el próximo rey de Israel, dejó bien establecido lo que es más importante para ÉL al momento de juzgar, y le dijo a Samuel: «No te dejes llevar por su apariencia ni por su estatura, porque éste no es mi elegido. Yo soy el Señor, y veo más allá de lo que el hombre ve. El hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero yo miro el corazón.» (1 Samuel 16:7).
Asimismo Jesús, siendo DIOS, refleja la justicia e imparcialidad del Padre. Para ÉL el valor de una persona está basado en la calidad de su alma, no en la apariencia externa. Esta actitud caracterizó su manera de actuar mientras estuvo aquí en la tierra. Hasta sus enemigos tuvieron que reconocer cuan justo ÉL era cuando le dijeron: “Maestro, sabemos que dices y enseñas rectamente, y que no haces acepción de persona, sino que enseñas el camino de DIOS con verdad.” (Lucas 20:21). Jesús siempre ofreció el perdón y el regalo de la salvación a hombres y mujeres de todas las razas, clases sociales y reputación moral.
En el pasaje de hoy, el apóstol Santiago condena la actitud opuesta. El hacer acepción de personas o juzgar conforme a las apariencias no está de acuerdo a la Palabra de DIOS. Tenlo siempre presente cuando trates a los demás en tu centro de trabajo, en los trabajadores de tu casa, en el vecindario, en las tiendas, e incluso en la iglesia.
Cuando se presente una oportunidad ante ti de ministrar a otros, no te dejes influenciar por su apariencia externa, vestuario o nivel económico. Actúa de la misma manera que Jesús actuaba, trátalos con amor y compasión y habla siempre la verdad sin hacer acepción de personas.
ORACIÓN: Mi bendito Padre Celestial, Te doy gracias por Tu imparcialidad y porque no haces acepción de personas. Te ruego me capacites para tratar a los demás de la misma manera, y que Tu gracia y Tu amor se vean reflejados siempre en mi manera de actuar. En el nombre de Jesús, Amén.


lunes, octubre 20, 2014

UNA JACTANCIA USUAL

Mis promesas…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria 
UNA JACTANCIA USUAL
MATEO 26:33 "Aunque todos te abandonen -declaró Pedro-, yo jamás lo haré."
Es usual que hagamos promesas serias. Quienes hacen promesas como la que hizo Pedro, (Mateo 26:33) son como la niña de primer grado que fue invitada a cenar a la casa de una amiguita. Mientras la mamá preparaba la comida, le preguntó a la pequeña invitada si le gustaba la verdura hervida. Ella respondió: "Sí, me gusta." A pesar de sus palabras, cuando llegó el momento de comer, no se sirvió ni un poquito de éllas. La mamá de su amiga dijo: "Pensé que dijiste que te gustaban las verduras", a lo que, sin pensarlo dos veces, la niña respondió: "Sí, me gustan, pero no lo suficiente como para comerlas".
Al igual que Pedro, nuestras palabras están llenas de las mejores intenciones, pero nuestras acciones no siempre las apoyan y no cumplimos con nuestras promesas. En contraste con nuestra debilidad para cumplir con lo dicho, nuestro Salvador es un Redentor que mantiene Sus promesas.
DIOS nos ha dado preciosas y muy grandes promesas. De hecho la Biblia es un libro de promesas. Pero a diferencia de las promesas humanas, las promesas que vienen de la Palabra de DIOS se cumplen sin ninguna falla. Las promesas de DIOS no cambian, no pasan de moda. Aunque es un mensaje que se ha compartido por miles de años, se sigue cumpliendo cabalmente porque DIOS no miente, DIOS es fiel, DIOS es un DIOS que cumple cada una de Sus promesas.
¿Qué es una promesa? Es cuando alguien, por su propia iniciativa, se compromete a cumplir con algo de manera especial, significa que una persona ofrece cumplir con una obligación de manera seria y solemne, prácticamente estamos hablando de un compromiso que se hace para realizar algo.
¿Por qué es importante conocer las promesas de DIOS? Porque eso nos da una perspectiva muy especial de la vida. Conocer las promesas nos ayuda a confiar en DIOS, conocer y experimentar las promesas nos lleva a vivir de tal manera que podemos vivir victoriosamente.
DIOS ha prometido que ÉL estará con nosotros siempre y especialmente cuando atravesemos por dificultades. No nos promete que nos va a librar de las aflicciones, pero si que siempre estará a nuestro lado.
Quizá tu vida ahora pase por un valle oscuro, por un enfermedad, hay problemas en el matrimonio o en los negocios, o tal vez falta de trabajo, hay amenazas, hijos que se rebelan, quizá hay alguna pena que está robando el gozo de tu corazón. Todo eso se puede convertir en una bendición si encuentras tu refugio en el amor de DIOS. Las promesas ahí están, el compromiso de DIOS es real y es fiel, ÉL no miente.
Conoce las promesas de DIOS y aprende a confiar en ÉL. El Señor dijo que había venido para "buscar y salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10b), así lo hizo, aún cuando tuvo que sufrir terriblemente. Sus promesas además son de ejemplo para nuestras vidas.
Viendo Su fuerza y reconociendo nuestra debilidad, pidámosle en oración…

ORACIÓN: DIOS, concédenos que nuestras acciones sean tan serias como nuestras palabras. En el nombre de Cristo, amén.

domingo, octubre 19, 2014

¡BUEN PROVECHO!

Escudriñemos Su Palabra.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria   
¡BUEN PROVECHO!
JEREMÍAS 15:6 16 “Cuando se presentaban Tus palabras, yo las comía; Tus palabras eran para mí el gozo y la alegría de mi corazón, porque se me llamaba por tu nombre, oh SEÑOR, DIOS de los ejércitos.”
Observar a los chefs demostrar sus habilidades culinarias en la televisión es un pasatiempo mundial. Todo un canal por cable o satelital está dedicado al arte culinario. Auditorios en vivo gritan su aprobación cuando los chefs famosos los vuelven locos con la variedad de comidas llenos de especies exóticas, salsas aromáticas y carnes fabulosas en una presentación sobria y elegante.
Hace años, uno de los pioneros de la cocina en la TV trató de reducir las complejidades de la cocina francesa. Su programa se convirtió en un éxito. Al final de cada programa de TV colocaba los platos principales en un lindo escenario y luego decía «¡Bon Appétit!», la frase en francés que significa «buen provecho».
Hace miles de años, un profeta inspirado hizo una analogía entre reflexionar en la Palabra de DIOS y experimentar una deliciosa comida. Jeremías encontró maneras de satisfacer su hambre y sed espiritual dándose un festín de la Palabra de DIOS. He aquí sus profundas reflexiones sobre el pasaje de hoy:
  • Busca los ingredientes. «Se presentaban Tus palabras.» Al preparar una comida, los ingredientes requieren de una cuidadosa atención. Al igual que cuando examinamos la etiqueta en los productos alimentarios, tenemos que identificar los principios espirituales en un pasaje de las Escrituras. Es la palabra a que en última instancia cambiará nuestra vida, no nuestras ideas preconcebidas acerca de élla.
  • Mastica tu comida. «Yo las comía». Desde la primera infancia se nos dice que no debemos tragarnos la comida sino tomarnos el tiempo para masticarla apropiadamente. Curiosamente, la palabra en hebreo que aparece en el Antiguo Testamento para «meditar» se usa algunas veces para describir a una vaca que mastica pasto repetidamente. El punto es claro. Reflexionar sobre el pasaje realmente nos ayuda a digerirlo.
  • Disfruta su comida.«Tus palabras eran para mí el gozo y la alegría de mi corazón, porque se me llamaba por tu nombre, oh SEÑOR, DIOS de los ejércitos».  Una deliciosa comida puede de hecho levantarnos el ánimo y volvernos agradecidos. Lo mismo pasa al meditar en la Palabra de DIOS. Reflexionar en un pasaje puede darnos un espíritu de adoración.
Cuando te sientes para hacer un estudio bíblico, no lo hagas a toda prisa. Medita en el pasaje masticando su significado, la reflexión cuidadosa te ayudará a digerir la Palabra de DIOS. Tómate el tiempo de disfrutar de tu comida, y…… ¡Buen provecho! 

ORACIÓN: Padre Celestial. Cada vez que lea Tu Palabra, ayúdame a través del Espíritu Santo a elegir bien el pasaje bíblico a estudiar, para luego escudriñarla y meditarla con sumo cuidado… con el fin de conocerte, comprenderte y amarte cada vez más. También Te pido que me ayudes a ponerla en práctica compartiéndola con otras personas. En el nombre de Cristo, amén.

sábado, octubre 18, 2014

CON EXCELENCIA

Tú puedes…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CON EXCELENCIA
MATEO 25:21 “Su Señor le respondió: ¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu Señor!”
Siempre admiré a las personas detallistas; aquellas que realizan las tareas de manera casi perfecta. Son personas de buen gusto, que tienen paciencia para volver a hacer un trabajo dos, tres o más veces si es necesario; son las que sienten gran satisfacción cuando terminan un proyecto.
En verdad, por más sencillo que sea el trabajo, debemos hacerlo de la mejor manera posible. Si ponemos amor en aquello que hacemos, habrá una diferencia muy grande en el producto final de nuestro trabajo.
Una vez, un cantante famoso fue invitado a dar un concierto a beneficio de los Veteranos de la Primera Guerra Mundial. El Presidente de la Comisión que lo invitó, le dijo:-"Será una presentación benéfica. Por eso, no esperamos que presente un gran concierto. Su nombre es suficiente para atraer a las multitudes. Le aconsejo canciones simples, que no le exijan gran esfuerzo a su voz."-  El cantante se sintió ofendido y respondió:-"No me contento con hacer menos de lo mejor que puedo hacer."-
Es nuestro deber sacar el máximo provecho de nuestros dones y oportunidades, y cumplir fielmente y de la mejor manera cualquier tarea, sea grande o pequeña. DIOS también espera que hagamos lo mejor, con excelencia, no importa cuál sea la obra que tengamos entre manos.
Creo que conoces la historia de José, aquel joven que fue vendido a los mercaderes ismaelitas por sus hermanos. Aunque pasó por muchos problemas, nunca entró en pánico. Preso en la cárcel como un esclavo en Egipto, mantuvo el autocontrol y el coraje. Otros, en su lugar, se habrían rebelado, se habrían deprimido o habrían muerto. Pero el carácter de José había sido educado para hacer lo mejor mientras esperaba que el futuro llegara. Esa manera de ser de José lo llevó a ocupar el puesto más alto en tierra extraña.  
Donde tú te encuentres, aún tienes oportunidades de efectuar tareas con excelencia. Házte el propósito de realizar de la mejor manera todo lo que venga a tus manos por hacer. DIOS te bendecirá, así como bendijo a José.

ORACIÓN: Ayúdame Señor a desarrollar esta cualidad y que todo lo que haga lo haga de corazón y para agradarte. Sé que me bendecirás. En el nombre de Cristo, amén.

viernes, octubre 17, 2014

IMPOSIBLE QUE DIOS TE OLVIDE

Gracias Señor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
IMPOSIBLE QUE DIOS TE OLVIDE
SALMO 27:10 "Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el SEÑOR me recogerá."
Puedes estar completamente convencido en lo más íntimo de que el Señor estará siempre a tu lado, tanto en la prosperidad como en la adversidad. En realidad, no existe momento ni circunstancia en que no disfrutemos de Su dulce compañía. El Señor nos dice a cada uno: «Tus parientes pueden olvidarte, tus amigos abandonarte, pero Yo no me olvidaré jamás de ti. Aun podrías negarme en un momento de debilidad, pero Yo no Te negaré».
Cuando Pedro negó conocer a Cristo, Jesús no le pagó con la misma moneda. El Señor no negó conocerlo. Es posible que fallemos o dudemos, pero no debemos centrarnos en esos fracasos. En vez de éllo, nuestro Señor quiere que centremos nuestra atención en ÉL. Afortunadamente, nuestro amoroso Padre Celestial no actúa igual que nosotros.
Recuerdo a un amigo a quien todos admiraban por su vida consagrada a la obediencia, la oración y el estudio de la Palabra de DIOS. Su vida de devoción era una inspiración para muchos. Durante más de cuarenta años de servicio fiel al Señor, inspiró a centenares de personas, que conocieron su poderoso testimonio. Al final de su carrera en la vida cristiana, se comentó que había fallado. ¿Saben cuál fue la actitud de los que le conocían? Olvidaron su hermoso pasado y lo evaluaron por ese único error cometido. Lo declararon hipócrita, infiel, mentiroso, alguien que solo fingía la santidad.
Qué bueno es saber que DIOS no evalúa nuestra vida según nuestra capacidad de mantenernos fieles, sino según Su fidelidad y por la obra que Cristo completó en la cruz del Calvario. El Salvador sabe que tendremos caídas, pero, a pesar de éllo, siempre seguiremos siendo los beneficiarios de Su gracia infinita y Su amor eterno.
Después de la resurrección, una de las primeras cosas que Jesús hizo fue ir a donde Pedro y tranquilizarlo con Su amor eterno. El plan de DIOS para la vida de Pedro no había cambiado. Jesús lo alentó para que no se rindiera. Una persona que vive por fe reconocerá el hecho de que DIOS nunca se da por vencido con élla.
Confía completamente tu vida al Señor. ÉL entiende tus debilidades y tu deseo de amarlo. Házlo incluso cuando sientas que Le has fallado.
Él está presto a recibirte y demostrarte Su amor.

ORACIÓN: Padre Santo, Padre Amoroso… Gracias porque sé que Tu nunca me vas a dejar solo y Tú siempre velarás y me sostendrás en los momentos de prueba y de dificultad, y me bendecirás. Ayúdame Señor a no separarme de Ti. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.