viernes, agosto 29, 2014

CUANDO TUS AMIGOS TE ABANDONAN

Aunque ande en valle de sombra y de muerte…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CUANDO TUS AMIGOS TE ABANDONAN
SALMOS 27:10  “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos”.
El sentimiento de abandono y soledad es una emoción muy poderosa. Fácilmente puede llevar a una persona a la desesperación y muchas veces a un estado depresivo. Sin embargo también puede abrir una puerta al cielo. Depende de cómo esa persona reaccione ante su situación.
Por regla general, al ser humano le afecta la soledad. DIOS ha estado siempre consciente de ésto. Por éso, después de crear a Adán, dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.” Entonces creó a Eva. Y, aunque muchos se enfocan principalmente en la necesidad sexual del hombre como la razón que tuvo DIOS para crear la mujer, lo cierto es que DIOS siempre ha considerado una prioridad en sus planes el que sus hijos vivan en comunión unos con otros, acompañándose mutuamente, ayudándose y soportándose unos a otros.   
DIOS mismo mantenía una íntima comunión con el hombre, hasta que el pecado los separó. Desde entonces, hemos tratado de encontrar esa íntima relación que se perdió en el Edén. Comenzamos esta peregrinación buscando buenas relaciones con otras personas. Y muchas veces lo logramos, pero no podemos estar completamente seguros de que va a ser una relación duradera. No es precisamente la fidelidad uno de los atributos de los seres humanos. Todo lo contrario, nuestra fidelidad tiende a depender de las circunstancias y por eso es muy volátil.
En las horas más difíciles de Su vida, allí en el huerto de Getsemaní, a sólo unas horas de su muerte en la cruz, Jesús buscó la compañía de algunos de Sus más íntimos discípulos. Dice la Biblia que “tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.” (Mateo 26:37-38). Sin embargo apenas unas horas después, llenos de temor, “todos los discípulos, dejándole, huyeron.”
En el pasaje de hoy, el apóstol Pablo escribe a su hijo espiritual Timoteo, y comparte con él su tristeza al encontrarse sólo y abandonado por sus amigos. Por eso le pide que venga a verlo lo más pronto posible. Al Señor le agrada que sus hijos vivamos en comunión unos con otros.
Debemos procurar siempre tener una buena relación con todos en la familia de DIOS, así como con nuestras amistades y todos los que nos rodean, pero debemos siempre recordar que nuestra principal comunión debe ser con DIOS. Pablo continúa diciendo en su carta: “En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen.”
Nuestro Padre celestial es el Único que puede brindarnos la seguridad absoluta de que nunca nos abandonará, cualesquiera que fuesen las circunstancias.
Muchas veces DIOS permite que pasemos por períodos de soledad. Desiertos en nuestras vidas en los que no tenemos a nadie a quien acudir en un momento de necesidad. Esas duras experiencias tienen un propósito: traernos al punto donde podemos descubrir por nosotros mismos que DIOS es real y es fiel, y siempre está cerca.
Cualquiera que sea la situación, siempre podremos aferrarnos a esta preciosa promesa de nuestro Padre Celestial: "No te desampararé, ni te dejaré." (Hebreos 13:5). DIOS es nuestro buen Pastor y siempre tiene cuidado de nosotros.
ORACIÓN: Amante Padre, gracias por Tu fidelidad, y por Tu compañía, y porque siempre podemos contar con Tu cuidado y Tu apoyo. Ayúdame a estar consciente de Tu presencia y de que nunca estoy totalmente sólo aunque todos me hayan abandonado. En el nombre de Jesús, amén.


jueves, agosto 28, 2014

¿CÓMO REACCIONAS CUANDO TE REPRENDEN?

Cómo reacciono…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria 
¿CÓMO REACCIONAS CUANDO TE REPRENDEN?
PROVERBIOS 19:25 “Golpea al insolente, y se hará prudente el inexperto; reprende al entendido, y ganará en conocimiento.”
Cuando somos objeto de una reprensión, tenemos dos maneras de tratar el asunto. La primera es respondiendo con necedad, negando la propia responsabilidad, auto conmiserándonos por el dolor sufrido y mintiendo descaradamente al no querer aceptar que la reprensión ha sido justa y necesaria. La otra manera de tratar el asunto es aceptando la responsabilidad por lo ocurrido, reconociendo el valor la reprensión, actuando con madurez y asumiendo el propósito de cambiar para no volver a caer en la falta que originó que nos reprendieran.
¿De qué manera reaccionas ante una reprensión? Mucho de tu respuesta dependerá de tu actitud prevalente. Si eres una persona orgullosa reaccionarás con violencia y odio y nunca aceptarás que te merecías esa reprensión. Si por el contrario eres una persona humilde lo más probable es que sientas una sensación de incomodidad pero no lo suficientemente fuerte como para no aceptar que el llamado de atención ha sido razonable.
Una persona orgullosa cuando es reprendida se torna más orgullosa e intolerante. El que es humilde de corazón acepta el regaño porque sabe que lo ayudará a crecer en madurez espiritual.
Todos cometemos errores. Aún los que son perfeccionistas los cometen, así que no debemos alterarnos cuando alguien nos indica que no estamos actuando correctamente en una situación determinada. Las correcciones son siempre necesarias porque siempre hay una mejor manera de hacer las cosas. El sabio comprende esto y por eso acepta de buena gana que se le llame la atención cuando la situación lo amerite.
Reconozcamos, pues, aquellas situaciones en nuestra vida que han derivado de una corrección de parte de nuestro Padre Celestial. Hagamos los ajustes a que haya lugar y sigamos adelante por la recta senda que ÉL nos ha preparado y por donde siempre debemos andar. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

ORACIÓN: Gracias Padre Celestial por el nuevo día que me das y por las bendiciones que recibo y reciben mis seres queridos. Señor te pido que quites de mi ese orgullo que me domina y me ayudes a reaccionar como un persona humilde que quiere agradarte y hacer Tu voluntad. En el nombre de Cristo, amén.

miércoles, agosto 27, 2014

¿NECESITAS UN NUEVO CORAZÓN?

Restaure tu salud.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
¿NECESITAS UN NUEVO CORAZÓN?
PROVERBIOS 4:23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de el mana la vida”
Hace muchos años existía un dicho popular que aconsejaba a aquellos que se afanaban demasiado a tomar las cosas con calma, pues podía afectarles el corazón, y lo peor era que no tenía cura. Decía más o menos así: “No te agites que el corazón no se opera.”
Los años transcurrieron, y los adelantos de la ciencia y la tecnología fueron cada vez más grandes, y la validez de aquel dicho fue disminuyendo. Después de años de estudios e investigaciones, por primera vez en 1967 un corazón humano fue transplantado en el cuerpo de otro ser humano por un cirujano surafricano llamado Christian Barnard. En aquella ocasión, el corazón de una mujer de 25 años que había muerto en un accidente fue removido y colocado en el pecho de un hombre de 55 años cuyo corazón estaba tan enfermo que estaba a punto de morir. Este hombre sobrevivió solamente 18 días, pero su operación marcó el inicio de una nueva era en la cirugía.
Más de 40 años después, miles de personas que estuvieron a punto de morir están viviendo vidas completamente normales. Uno de éllos, un hombre de Rhode Island, Estados Unidos, recibió un transplante de corazón en 1996 después de muchos años sufriendo de una enfermedad que fue degenerando su corazón al punto que llegó un momento en que apenas podía respirar.
Tiempo después de la exitosa operación este hombre declaró: “Me maravillo de cómo mi nuevo corazón ha transformado mi vida. Habiendo estado enfermo por tanto tiempo, la enfermedad se convirtió en lo normal para mí. Ya no sabía realmente lo que era sentirme bien. Y de repente recibo este corazón nuevo y la sangre empieza a correr normalmente por mis venas a través de todo mi cuerpo. Es como si hubiera resucitado.”.
El rey David cayó en el pecado de adulterio con Betsabé, y más tarde concibió el plan para asesinar al esposo de ésta. Cuando el profeta Natán lo confrontó de parte de DIOS, David tomó conciencia del pecado cometido, y una gran congoja invadió su corazón. Entonces, quebrantado y arrepentido, suplicó al Señor: “Crea en mí, oh DIOS, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente.” (Salmo 51:10-12).
Ante un acto de contrición y arrepentimiento tan sincero, DIOS lo perdonó, y desde ese momento David vivió de acuerdo al concepto de que él era un varón conforme al corazón de DIOS. (1 Samuel 13:14).
Al igual que DIOS hizo con David, puede hacer contigo si deseas que ÉL cambie tu corazón y restaure tu salud espiritual. Sólo tienes que arrepentirte de tus pecados y confesarlos delante del Señor. ÉL, en su infinita misericordia, te contestará dándote un corazón lleno de la paz y el gozo de su Santo Espíritu.  
¡Qué alegría nos da saber que DIOS comprende la condición terminal en que se encuentran nuestros corazones, y nos da a su Hijo para sanarnos! El corazón del hombre que es: el asiento de los afectos y de las pasiones, el asiento de la sabiduría y del entendimiento, el centro del ser del hombre, necesita ser transformado, necesita ser consolado, necesita ser resguardado. Por eso, hoy, DIOS nos dice a todos: “Dame, hijo mío, tu corazón”.
ORACIÓN:  Mi amante Padre Celestial, me postro a Tus pies con mi espíritu quebrantado y un corazón necesitado de restauración. Examíname Oh DIOS, escudriña mi corazón y ve si hay en mi camino de perversidad. Hoy quiero ser confrontad@ solo por Tu amor y Tu visión profunda. Si Tú me examinas me mostraras lo que hay en mí y podré ser san@ de todas mis perversidades. En el nombre de Jesús, Amén.


martes, agosto 26, 2014

CUANDO NOS FALTE PACIENCIA…

Ayúdame…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
CUANDO NOS FALTE PACIENCIA…
SANTIAGO 1:2-4 "Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna."
¿Alguna vez has escuchado la expresión "¿golpearse contra la pared?" ¿Suena doloroso, no es cierto? Esta expresión se usa a veces para describir el punto al que llegan algunas personas que hace poco iniciaron una nueva empresa atlética, por lo general el correr o trotar.
Los síntomas incluyen aceleramiento del ritmo del corazón, abundante sudoración, y una respiración dolorosa mientras los pulmones se mantienen luchando por aire. Para estos nuevos "atletas" éste es el punto en el cual tienen que detenerse pues simplemente no pueden dar un paso más. Cuando experimentan estas sensaciones, muchas personas se rinden y dejan de correr. Después de todo se supone que el ejercicio debe hacerles sentir bien, ¿no es cierto?
El problema es que estos nuevos atletas todavía no han alcanzado la resistencia física que los capacita para continuar creciendo en fortaleza y poder correr una mayor distancia cada día. Esta resistencia es el resultado de la determinación, la disciplina y la voluntad de sufrir con el fin de obtener buenos resultados. Esto se aplica tanto al aspecto físico como a la vida espiritual.
Una pequeña historia nos ilustra este proceso. Dice que en una ocasión un niño estaba mirando como un gusano de seda, a punto de convertirse en una mariposa, luchaba por salir del capullo en donde se había desarrollado. Sintiendo compasión por el insecto, el niño decidió ayudarle terminando de romper el capullo y permitiendo que saliera al exterior. Sin embargo poco tiempo después la mariposa murió, pues al interrumpirse el proceso natural de la metamorfosis, sus alas no pudieron fortalecerse lo suficiente para permitirle volar y desarrollar su vida normalmente.
El pasaje de hoy nos muestra el progreso del vigor espiritual. En primer lugar nos habla de que en este mundo vamos a encontrar pruebas con toda seguridad. No dice “si os halláis en pruebas”, sino “cuando os halléis en diversas pruebas.” También nos enseña que las pruebas pueden producir paciencia (esto es resistencia), si mantenemos nuestra fe.
La paciencia, una vez adquirida, nos permite continuar hasta el final del proceso de santificación cuyo resultado es madurez espiritual o "perfección". Si cuando estamos en medio de una prueba, consideramos el resultado que DIOS quiere ver en nosotros, y ponemos en ÉL nuestra confianza, aunque parezca imposible podemos sentir gozo aún en medio del dolor y la aflicción. Y los resultados serán de bendición para nuestras vidas, pues llegaremos a crecer espiritualmente al punto que seremos maduros y cabales, es decir completos sin que nos falte “cosa alguna.”
Si estás en medio de una prueba en estos momentos, concentra tu atención en tu Padre Celestial. Piensa que ÉL está totalmente consciente de lo que estás pasando; ÉL conoce tus dolores, tu incomodidad, las molestias que te afectan. Y le duelen tanto o más que a ti, pero, en su infinita sabiduría, ÉL sabe también que es algo pasajero y que todo será para tu bien, como afirma Romanos 8:28 (*). Y ÉL tiene preparadas muchas bendiciones para ti si mantienes en ÉL tu confianza.
ORACIÓN: Padre Santo, te ruego me capacites para poder gozarme en esta prueba sabiendo que todo lo que Tu permites en la vida de tus hijos tiene siempre un buen propósito. Ayúdame a mantenerme firme para que yo pueda madurar espiritualmente como Tú deseas. En el nombre de Jesús, Amén.

(*) Romanos 8:28 “Sabemos, además, que a los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”

lunes, agosto 25, 2014

NO TE OLVIDES DEL SEÑOR

Recuerda
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
NO TE OLVIDES DEL SEÑOR
DEUTERONOMIO 10:12 ”Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu DIOS? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma,”
Muynak fue una vez un floreciente puerto pesquero del mar Aral. Pero hoy está en el borde de un desierto amargo y salado. Sobre las dunas de arena se ven los huecos cascos oxidados de una flota pesquera que una vez navegó muy por encima de la superficie de la fuente de vida de Asia Central.
Las cosas empezaron a cambiar hacia 1960, cuando los planificadores del gobierno soviético comenzaron a desviar la fuente de agua del mar Aral para irrigar el cinturón de algodón más grande del mundo. Sin embargo, nadie pudo prever el desastre ecológico que resultaría de éllo. El clima se ha vuelto más extremo, la temporada de cosecha se ha acortado en dos meses, y el ochenta por ciento de la tierra cultivable de la región se ha arruinado por las tormentas de sal que azotan desde el seco océano.
Podría pasar con nosotros algo similar a la historia de Muynak. Como creyentes podríamos desviar nuestra atención de Cristo y enfocarnos únicamente en las obras que hacemos en su nombre, y no centrarnos primeramente en cultivar una comunión diaria con ÉL.   
Muchas situaciones en la vida tienden a empujarnos fuera de la trayectoria que la palabra de DIOS nos indica que sigamos. Debe ser nuestra meta permanecer firmes y continuar sin desviarnos de la senda trazada por el Señor. La Biblia dice: “Examina la senda de tus pies, y todos tus caminos sean rectos. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda, aparta tu pie del mal.” (Proverbios 4:26-27).
No es fácil para el ser humano permanecer en el camino recto durante toda la jornada aquí en la tierra, pero si mantenemos los ojos fijos en Cristo, si cada día buscamos Su rostro en oración, si alimentamos diariamente ese primer amor por medio de la Palabra de DIOS, tendremos la fuerza para apartar nuestros pies del mal. Y si nuestra naturaleza pecaminosa en algún momento hiciere que nos desviemos, nuestro amante Padre siempre está dispuesto a perdonarnos si venimos a ÉL arrepentidos y listos a continuar caminando junto a ÉL.
ORACIÓN: Padre Santo, ayúdame a reconocer cualquier cosa que desvíe mi atención de amarte y servirte a Ti. No permitas que me desvíe del camino que Tú has trazado para mí. Ayúdame a amarte y adorarte por el resto de mi vida. En el nombre de Jesús, amén.


domingo, agosto 24, 2014

NO ESTAMOS SOLOS

Una realidad.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
MEDITACIÓN Diaria
NO ESTAMOS SOLOS
MATEO 28:20b “Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo.”
Si va a Disneylandia escuchará tantas veces la canción “Es un mundo pequeño”, que se le quedará grabada en la mente por el resto de su estadía. La realidad es que vivimos en un mundo que se está volviendo cada vez más pequeño.
Cuando nuestros ancestros vinieron al nuevo mundo, despidiéndose de sus familias y amigos en sus países de origen, lo hicieron sabiendo que lo más probable era que no los volvieran a ver más. En cambio hoy es normal comunicarse a través de Internet con familiares y amigos al otro lado del mundo. Y, si la nostalgia es grande, nos tomamos un avión y, en cuestión de horas, estamos con ellos en persona.
Sí, el mundo se está volviendo cada vez más pequeño. La tecnología permiten que, por ejemplo, los soldados que hoy en día están en el exterior, puedan ver y hablar con sus familias durante eventos especiales. Es grato saber que a través del Internet les permiten compartir, a pesar de la distancia, los momentos importantes en la vida de sus seres queridos.
No nos cabe duda que es muy difícil estar lejos de aquellos a quienes uno ama. Es por eso que debemos dar gracias a DIOS porque al haber sido lavados de nuestros pecados con la sangre del Salvador, sabemos que el Señor viviente nunca está lejos de nosotros.
En un mundo en que las guerras, las crisis, las enfermedades, el terrorismo e infinidad de problemas que crean inseguridad y podrían abrumarnos, el saber que Jesús está con nosotros nos trae un consuelo incomparable.
Gracias a la fe que nos ha dado el Espíritu Santo sabemos que, en Jesús, tenemos perdón, vida nueva, y la seguridad de una vida eterna junto a DIOS. Jesús está aquí, aún ahora, alentándonos a que pongamos todo lo que nos preocupa y aflige en Sus manos.
Confiemos en ÉL, porque en este mundo no hay nada, absolutamente nada, que nos pueda separar de ÉL.
ORACIÓN: Bendito DIOS, gracias por Tu Palabra, por Tu promesa que siempre estarás a nuestro lado, y por el poder de tu Espíritu que has puesto a nuestra disposición para ayudarnos en las pruebas y aflicciones de este mundo. Enséñanos a ser agradecidos y a proclamar cada día Tus bondades. En el nombre de Jesús, amén.
LECTURA BIBLIA: Romanos 8:35-39
35 ¿Quién nos podrá separar del amor de Cristo? ¿El sufrimiento, o las dificultades, o la persecución, o el hambre, o la falta de ropa, o el peligro, o la muerte violenta? 36 Como dice la Escritura: «Por causa tuya estamos siempre expuestos a la muerte;nos tratan como a ovejas llevadas al matadero.»
37 Pero en todo esto salimos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.38 Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, 39 ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor!


sábado, agosto 23, 2014

DEMASIADO PESO

Entrégale todo
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
DEMASIADO PESO
Daily Bread
MATEO 11:28 “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”
Cuando encendí mi automóvil en las oscuras horas de la mañana, observé el indicador del cinturón de seguridad en el tablero. Revisé si la puerta estaba bien cerrada y volví a abrochar mi cinturón, para hacer una prueba, pero la luz seguía encendida. Entonces, después de pensar un poco, extendí el brazo y levanté mi bolso del asiento del acompañante. La luz se apagó. Por lo visto, el teléfono móvil, unas pocas monedas, un libro de tapa dura y mi lonchera con el almuerzo que había puesto en mi enorme cartera equivalían al peso de un pequeño pasajero… ¡y se había activado el sensor!
Si bien puedo vaciar fácilmente un bolso, hay otros pesos más difíciles de descartar. Esas cargas de la vida generan un espíritu apesadumbrado. Aunque la carga que nos abruma se compare con la culpa que consumía la mente de David (Salmo 32:1-6), el miedo que experimentó Pedro (Mateo 26:20-35) o la duda que tenía Tomás (Juan 20:24-29), Jesús nos invita a entregarle todo a ÉL: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» (Mateo 11:28).
No estamos hechos para llevar solos las cargas. Cuando se las pasamos a Aquel que desea llevarlas por nosotros, ÉL las reemplaza por perdón, sanidad y restauración. No hay carga demasiado pesada para Cristo. Entrégale todas tus pesadas cargas a DIOS.
ORACIÓN: Padre Celestial, gracias por la forma tan maravillosa que nos haces entender que lo que deseas de nosotros es liberarnos de nuestras cargas, sean pesadas o no. Ayúdanos a comprender que no tenemos, ni debemos quedarnos con éllas, cuando Tú nos ofreces un mejor camino: echar toda nuestra ansiedad sobre Ti, porque tú tienes cuidado de nosotros. En Cristo Jesús, amén