domingo, abril 20, 2014

¿TEMES A LA MUERTE?

¡El SEÑOR RESUCITÓ!
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿TEMES A LA MUERTE?
1A CORINTIOS 15:53-57 “Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad. Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces se efectuará la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria? Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley. Mas a DIOS gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.”
En su primera carta a los corintios, el apóstol Pablo les habla de un tema que siempre ha resultado muy difícil de entender y sobretodo de aceptar: lo inevitable que es la muerte. “Es menester…”, dice este pasaje. Todos, absolutamente todos, sin excepción, algún día llegaremos al final de nuestras vidas en este mundo. Sin embargo a pesar de lo normal e inevitable, es motivo de preocupación para muchos.
Y a veces la preocupación por la muerte es tan grande que hay personas que viven sufriendo y llenas de temor, preguntándose: “¿Hay vida después de la muerte?” “¿Qué hay más allá de la muerte?” Según el diccionario, “muerte” es “la extinción de la vida”. Esta definición implica que al producirse la muerte se acaba la vida. Pero, ¿es ésto totalmente cierto? ¿Queda el hombre reducido al polvo y ahí termina todo? ¿O hay algo más a pesar de que nuestro cuerpo esté inerte y en descomposición?
La intención de Pablo era traer esperanza a aquellos creyentes que temían a la muerte, simplemente mostrándoles que después de la muerte les espera la victoria. Esta esperanza es la única fuente de verdadero y profundo consuelo en medio de la aflicción por la muerte de un ser querido.
¡Cuántas veces hemos visto el testimonio de alguien que, encontrándose en esta situación, muestra una paz asombrosa! ¿Cómo se explica esto? Sólo existe una explicación: ésta es la paz que proviene de la absoluta certeza de que ese ser querido que en vida creyó en Cristo está ahora disfrutando de una vida mucho mejor junto al Señor, y la esperanza de que algún día estarán juntos de nuevo, y entonces será para siempre.
Presintiendo que su final se acercaba, el apóstol Pablo escribió a su hijo espiritual Timoteo asegurándole que él se había mantenido firme en la fe durante su vida y por eso “me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2a Timoteo 4:6-8). Esta seguridad en la victoria podemos tenerla todos los que hemos aceptado a Jesucristo como Salvador. Las palabras de Jesús a Martha, la hermana de Lázaro, hoy llegan hasta nosotros con el mismo poder con que el Señor las pronunció: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” (Juan 11:25). Por eso Pablo pudo declarar: "Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia." (Filipenses 1:21).
Si tú has aceptado a Jesucristo como tu Salvador, puedes tener la absoluta seguridad de que ya tienes tu entrada al cielo para el día que partas de este mundo. Si aún no lo has hecho, y de corazón crees que Jesús es el Hijo de DIOS, que murió en la cruz por tus pecados y que DIOS lo resucitó de los muertos, lo único que tienes que hacer es confesarlo con tus labios, pidiendo al Señor que entre en tu corazón. De esta manera recibirás el regalo de la vida eterna. Eso dice la Biblia en Romanos 10:9-10… "Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación. Pues con el corazón se cree para alcanzar la justicia, y con la boca se reconoce a Jesucristo para alcanzar la salvación."
ORACIÓN: Padre Santo, gracias por la victoria de Jesús en la cruz. Ayúdame a vivir confiando plenamente en que esa victoria es mía y que cuando parta de este mundo la disfrutaré plenamente junto a Tí por la eternidad. En el nombre de Jesús, amén.


sábado, abril 19, 2014

PERDIDO Y HALLADO

Tú eres de gran valor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
PERDIDO Y HALLADO
Nuestro Pan Diario
LUCAS 15:24 "Este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado."
Un artículo en un periódico describía los esfuerzos de hombres de mediana edad que estaban tratando de encontrar su automóvil favorito, que una vez poseyeron y amaron, pero que habían perdido. Buscaban en anuncios para automóviles en Internet, llamaban a depósitos de chatarra e incluso contrataban a especialistas que cobran US$ 400 por hora para ayudarlos a buscar un automóvil que una vez simbolizó la juventud de estos hombres. Ellos, de hecho, quieren el vehículo que una vez poseyeron, no otro que simplemente se le parezca.
Algunos dirían que estos esfuerzos son frívolos, un desperdicio de tiempo y dinero. Pero el valor de un automóvil, al igual que muchas cosas, depende de quién lo mire.
En Lucas 15, personas despreciadas por su sociedad vinieron a escuchar a Jesús. Pero algunos líderes religiosos se quejaron: «Este a los pecadores recibe, y con ellos come» (v. 2). A fin de declarar cuán valiosos son estos «pecadores» para DIOS, Jesús contó tres historias acerca de la oveja perdida (vv. 4-7), la moneda perdida (vv. 8-10) y el hijo perdido (vv. 11-32). Cada parábola registra la angustia de perder, el esfuerzo de buscar y el gozo de encontrar algo de gran valor. En cada historia vemos un cuadro de DIOS, el Padre amoroso, que se regocija por cada alma perdida que se salva.
Aún cuando te sientas lejos de DIOS hoy, tú eres de gran valor para ÉL. ÉL te está buscando. —DCM
ORACIÓN: Gracias Padre Celestial por el día que me das. Gracias por las bendiciones recibidas y gracias porque Tú siempre estás a mi lado. En el nombre de Cristo, amén
LECTURA BIBLIEA:  Lucas 15:4-24
4 «Supongamos que uno de ustedes tiene cien ovejas y pierde una de ellas. ¿No deja las noventa y nueve en el campo, y va en busca de la oveja perdida hasta encontrarla? 5 Y cuando la encuentra, lleno de alegría la carga en los hombros 6 y vuelve a la casa. Al llegar, reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: "Alégrense conmigo; ya encontré la oveja que se me había perdido." 7 Les digo que así es también en el cielo: habrá más alegría por un solo pecador que se *arrepienta, que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentirse.  
8 »O supongamos que una mujer tiene diez monedas de plata y pierde una. ¿No enciende una lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? 9 Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, y les dice: "Alégrense conmigo; ya encontré la moneda que se me había perdido." 10 Les digo que así mismo se alegra DIOS con sus ángeles[b]por un pecador que se arrepiente.  
11 Ün hombre tenía dos hijos —continuó Jesús—.12 El menor de ellos le dijo a su padre: "Papá, dame lo que me toca de la herencia." Así que el padre repartió sus bienes entre los dos. 13 Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano; allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia. 14 »Cuando ya lo había gastado todo, sobrevino una gran escasez en la región, y él comenzó a pasar necesidad. 15 Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país, quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos. 16 Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos, pero aun así nadie le daba nada. 17 Por fin recapacitó y se dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen comida de sobra, y yo aquí me muero de hambre! 18 Tengo que volver a mi padre y decirle: Papá, he pecado contra el cielo y contra ti.19 Ya no merezco que se me llame tu hijo; trátame como si fuera uno de tus jornaleros." 20 Así que emprendió el viaje y se fue a su padre.  »Todavía estaba lejos cuando su padre lo vio y se compadeció de él; salió corriendo a su encuentro, lo abrazó y lo besó. 21 El joven le dijo: "Papá, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no merezco que se me llame tu hijo." 22 Pero el padre ordenó a sus *siervos: "¡Pronto! Traigan la mejor ropa para vestirlo. Pónganle también un anillo en el dedo y sandalias en los pies. 23 Traigan el ternero más gordo y mátenlo para celebrar un banquete .24 Porque este hijo mío estaba muerto, pero ahora ha vuelto a la vida; se había perdido, pero ya lo hemos encontrado."Así que empezaron a hacer fiesta.



viernes, abril 18, 2014

EL CORDERO DE DIOS

EL PRIMER LUGAR…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
EL CORDERO DE DIOS
2a CORINTIOS 5:21 “Al que no cometió ningún pecado, por nosotros DIOS lo hizo pecado, para que en El nosotros fuéramos hechos justicia de DIOS.’’
Jesús es llamado por varios nombres: Mesías, Señor, Cristo, Rabí, Maestro, pero el menos familiar para el mundo de hoy es el de Cordero de DIOS. Puesto que la mayoría de nosotros no tenemos antecedentes judíos, nuestra comprensión de este título es limitada. Pero los israelitas de aquel tiempo entendían el significado de este nombre. Los corderos eran para el sacrificio.
DIOS siempre ha tratado con el pecado por medio de la sangre de sacrificios. Cuando Adán y Eva pecaron, un animal fue sacrificado para cubrir la desnudez y la vergüenza de dos personas (Génesis 3.21). En la primera Pascua, cada familia cubrió el umbral de la casa con la sangre de un sacrificio (Éxodo 12.1-7). Más tarde, un macho cabrío era sacrificado para expiación de toda la nación (Levítico 16.15). Ahora, en Juan 1.29, vemos el sacrificio máximo —del Cordero que quita los pecados del mundo. "Al día siguiente, Juan vio a Jesús, que se acercaba a él, y dijo: «¡Miren, ése es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!"
Normalmente, los logros más impresionantes de una persona se realizan mientras élla vive, pero piensa en lo que Jesús logró con su muerte. Así como animales inocentes habían muerto en lugar de los culpables, también Cristo dio Su vida perfecta por la humanidad pecadora. En la cruz Jesús no solamente estaba cumpliendo con todo lo que el Padre le había pedido que hiciera; sino que estaba también ocupando el lugar que nos correspondía a nosotros como castigo por nuestros pecados.
Asumió la responsabilidad total por todos nuestros pecados, y recibió el castigo que merecíamos. Mientras colgaba en la cruz, el juicio y la ira de DIOS se derramaron sobre El, no sobre nosotros Así, Jesús cumplió en forma completa y perfecta todo lo que hacía falta para que nosotros recibiéramos el perdón de nuestros pecados. ¡Nuestra salvación está consumada gracias a Jesús!
Puesto que estamos limitados por nuestras mentes y sentidos humanos, no podemos comprender por completo todo lo que el Cordero de DIOS soportó para darnos la salvación. Pero sabemos lo suficiente para entender que le debemos nuestras vidas.
El tomó nuestro lugar en la cruz; démosle, entonces, el primer lugar en nuestros corazones. Que en este día pienses con profundidad en cuánto DIOS te ama, y en lo que estuvo dispuesto a hacer para recibirte como hij@ suy@ para siempre.

ORACIÓN: Gracias Señor porque todo aquel que en Ti cree, no se pierde sino que tiene vida eterna. Gracias por las muestras de Tu amor. En el nombre de Cristo, amén.

jueves, abril 17, 2014

EL TODOPODEROSO

¿Problemas?
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio

Meditación Diaria
EL TODOPODEROSO
FILIPENSES 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”
Muchas veces nos maravillamos de lo poderoso que pueden ser las fuerzas de la naturaleza. Hemos podido observar, ─ en tiempo real, gracias a la tecnología de comunicaciones vía satélites ─, como huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, heladas, borrascas, tornados y otros fenómenos telúricos o meteorológicos similares, pueden alterar significativamente y en instantes la faz de la tierra.
No hay nada que pueda resistir estas inmensas fuerzas, ni nada que pueda detener la destrucción que las acompaña.
No obstante, el poder de DIOS está muchísimo más por encima de la intensidad de estas terribles fuerzas de la naturaleza, las cuales están, ─ de paso valga mencionar ─, bajo la autoridad y al servicio incondicional de la voluntad de DIOS.
Por eso cometemos una grave falta cuando nos desesperamos porque pensamos que DIOS no nos va a dar una salida a nuestros aparentemente imposibles problemas. Al dudar de Su poder, estamos menospreciando Su majestad y autoridad sobre toda la creación y eso no honra a DIOS.
Miremos, pues, a las adversidades, simplemente como nuevas oportunidades para que DIOS nos demuestre, una vez más, Su irresistible e inmensurable poder y Su absoluta autoridad sobre toda la creación, porque para DIOS nada es imposible. Podemos descansar y confiar en Sus promesas, las cuales nunca fallarán.
La Palabra de DIOS está llena de promesas que aseguran la protección, el amor y la paz de DIOS.
Ya sea tu dolor físico, emocional o mental, estas promesas te darán una esperanza firme y gozosa fundada en el carácter poderoso y amoroso de DIOS. 
Acércate a nuestro Padre celestial con la certeza de que ÉL escuchará tus peticiones y responderá a cualquier necesidad que salga de lo más profundo de nuestro corazón.
Puedes confiar en DIOS porque todo lo que está garantizado por ÉL, lo cumple, de cuerdo a Su voluntad.
ORACIÓN: Omnipotente Padre DIOS, ¡cuántas veces mi confianza en Ti se ha visto afectada por circunstancias externas! Te ruego me perdones y me ayudes a enfocarme cada día más en lo que Tú me dices en tu Palabra, y hacer de ello el centro de mi vida cualesquiera sean las circunstancias que me rodeen. Que nada ni nadie desvíe mi atención de Ti, quien eres mi Rey y mi Señor. En el nombre de Jesús, Amén.

miércoles, abril 16, 2014

¿ESTÁS CARGANDO MUCHO PESO?

Busca al Señor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
¿ESTÁS CARGANDO MUCHO PESO?
HEBREOS 12:1-2ª “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe...”
En la novela de Julio Verne “La isla misteriosa”, se habla sobre cinco hombres que se escaparon de un campo de prisioneros de una Guerra Civil mediante un globo que lograron robarse. Al elevarse en el aire se dan cuenta que el viento los lleva hacia el océano. Mientras observan como la tierra firme desaparece en el horizonte, se preguntan cuánto tiempo logrará permanecer el globo en el aire. A medida que pasan las horas, el globo comienza a descender aproximándose a la superficie del mar. Los hombres deciden que deben arrojar algo del peso a bordo porque no tienen forma de calentar el aire del globo. Con mucho pesar arrojan zapatos, abrigos y armas, y con cierto alivio sienten que el globo se eleva.
Sin embargo, al poco tiempo descubren que el globo se acerca una vez más de forma peligrosa a las crestas de las olas, así que deciden lanzar al mar los alimentos, y el globo se eleva de nuevo. Lamentablemente ésto también fue sólo una solución temporal y la nave comienza a descender nuevamente. Uno de éllos tiene una idea: pueden atar las cuerdas que sostienen la canasta que quedaba debajo de ellos y sentarse en éllas. Después echaron al mar la canasta. Al hacerlo, notaron como el globo se elevó otra vez. A los pocos minutos divisaron tierra. Los cinco saltaron al agua y nadaron hasta la isla. Estaban vivos debido a que fueron capaces de discernir la diferencia entre lo que era necesario de verdad y lo que no lo era. Las cosas “necesarias” que antes pensaban que no podrían vivir sin ellas eran las mismas cargas que casi les cuesta la vida.
Así nos sucede muchas veces en nuestra vida espiritual. Hay “cargas” que nos impiden crecer; “pesos” que resultan un obstáculo para que nos concentremos en seguir a Cristo y tratar de imitarlo y servirle. El pasaje de hoy nos enseña que tenemos que despojarnos de ese peso al igual que del pecado.
¿Y cuál es ese peso? Ese peso es todo aquello que nos impide pasar tiempo de oración, o leer la Biblia, o asistir a los servicios en la Iglesia, o visitar a un enfermo, o servir al Señor de cualquier otra manera. Bien pudiera ser la televisión, o el Internet, o el trabajo (cuando es en exceso), o quizás dormir demasiado, o salir mucho de paseo. En ocasiones el obstáculo proviene de las amistades, o quizás la familia; cualquiera que sea tenemos que despojarnos de todo aquello que nos impida avanzar en la carrera que tenemos por delante con los ojos puestos en Jesús.
Piensa en las cosas que quizás están frenando tu crecimiento espiritual. Si las eliminas, ¿dispondrías de más tiempo para las cosas que de verdad son importantes? ¿Cómo sería tu vida sin ellas?
Pídele a DIOS que te muestre cómo podrías mejorar tu relación con EL. Pídele discernimiento para hacer cambios y eliminar aquellas cosas que afectan tu vida espiritual.
ORACIÓN: Padre Santo, te ruego me ayudes a identificar las cosas que constituyen un peso o una carga en mi vida y que están afectando mi crecimiento espiritual. Dame la fuerza y el valor para despojarme de ellas y marchar adelante en victoria. En el nombre de Jesús, amén


martes, abril 15, 2014

¿ESTÁS APROBADO O REPROBADO?

Más que vencedores.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
¿ESTÁS APROBADO O REPROBADO?
1a CORINTIOS 10:13 “Vosotros no habéis pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y podéis confiar en DIOS, que no os dejará sufrir pruebas más duras de lo que podáis soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, DIOS os dará también el modo de salir de ella, para que podáis soportarla.”
Cuando salimos del colegio o de la universidad creemos que ya terminaron los tiempos de exámenes; sin embargo no es así. Están las pruebas de la vida, situaciones que nos quitan el sueño, no roban la paz y la tranquilidad. Entonces llegamos a esa simple conclusión: “¡Ya no puedo más!” Nos rendimos y nos damos por vencidos perdiendo toda esperanza.
Muchas veces caemos en una trampa como ésta. Creemos que nuestra situación es la peor del mundo y que los demás no tienen mayores problemas que nosotros. Realmente estamos muy equivocados si pensamos de esta manera.
El versículo de hoy nos confirma que nadie tiene una situación que no pueda soportar. Si tú estás pasando por una prueba o ya tienes una situación de hace largo tiempo y te estás quejando porque crees que no puedes soportarla más o que tú no tienes la capacidad de superarlo, entonces amigo/amiga tú debes entender que DIOS nunca te dará una carga mayor a la que puedas llevar.
El secreto está en depositar en Cristo todas tus cargas y preocupaciones, sabiendo que DIOS también te dará la solución.
En lugar de enfocarse en el problema enfoca tus esfuerzos y oraciones en buscar la puerta que DIOS te abre para que salgas de esa situación. 
Si estás en medio de una prueba declara lo que dice en Romanos 8:37 “Pero en todo esto salimos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”
Cada prueba o situación difícil en tu vida es una oportunidad de crecimiento, tú decides si avanzas o te quedas en el mismo lugar. DIOS no te aumentará de nivel si tú no pasas la prueba.
ORACIÓN: DIOS mío qué difícil es la situación por la que estoy pasando. Siento que no tengo salida; pero yo creo en Tu Palabra, y sé que permites esta prueba porque yo puedo superarla. Esta prueba es sólo para subir de nivel. En medio de todo esto seré más que vencedor en Cristo Jesús. Gracias por tu amor. Amén.


lunes, abril 14, 2014

EL ERROR PERFECTO

¡Úsame Señor!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
UN ERROR PERFECTO
Reflexión
1a CORINTIOS 1: 26,27 "Considerad, pues, hermanos, vuestra vocación y ved que no hay muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios para avergonzar a lo fuerte;"
Mi abuelo amaba la vida, especialmente cuando podía hacerle una broma a alguien. Hasta que un frío domingo en Chicago, mi abuelo pensó que DIOS le había jugado una broma. Entonces no le causó mucha gracia.
Él era carpintero. Ese día particularmente él había estado en la Iglesia haciendo unos baúles de madera para la ropa y otros artículos que enviarían a un orfelinato a China. Cuando regresaba a su casa, metió la mano al bolsillo de su camisa para sacar sus lentes, pero no estaban ahí. Él estaba seguro de haberlos puesto ahí esa mañana, así fue se regresó a la Iglesia. Los buscó, pero no los encontró.
Entonces se dio cuenta de que los lentes se habían caído del bolsillo de su camisa, sin él darse cuenta, mientras trabajaba en los baúles que ya había cerrado y empacado. ¡Sus nuevos lentes iban camino a China!.
La Gran Depresión estaba en su apogeo y mi abuelo tenía 6 hijos. Él había gastado 20 dólares en esos lentes. “No es justo” le dijo a DIOS mientras manejaba frustrado de regreso a su casa. “Yo he hecho una obra buena donando mi tiempo y dinero y ahora esto”.
Varios meses después, el Director del orfelinato estaba de visita en Estados Unidos. Quería visitar todas las Iglesias que lo habían ayudado cuando estaba en China, así que llegó un domingo en la noche a la pequeña Iglesia a donde asistía mi abuelo en Chicago. Mi abuelo y su familia estaban sentados entre los fieles, como de costumbre.
El misionero empezó por agradecer a la gente por su bondad al apoyar al orfelinato con sus donaciones. “Pero más que nada”, dijo “Debo agradecerles por los lentes que mandaron. Verán, los comunistas habían entrado al orfelinato, destruyendo todo lo que teníamos, incluyendo mis lentes.
¡Estaba desesperado! Aún y cuando tuviera el dinero para comprar otros, no había donde. Además de no poder ver bien, todos los días tenía fuertes dolores de cabeza, así que mis compañeros y yo estuvimos pidiendo mucho a DIOS por esto. Entonces llegaron sus donaciones.
Cuando mis compañeros sacaron todo, "encontraron unos lentes encima de una de las cajas”. El misionero hizo una larga pausa, como permitiendo que todos digirieran sus palabras. Luego, aún maravillado, continuó: “Amigos, cuando me puse los lentes, eran como si los hubieran mandado hacer justo para mí!, ¡Quiero agradecerles por ser parte de esto!”.
Toda las personas escucharon, y estaban contentos por los lentes milagrosos. Pero el misionero debió haberse confundido de Iglesia, pensaron. No había ningunos lentes en la lista de productos que habían enviado a China.
Pero sentado atrás en silencio, con lágrimas en sus ojos, un carpintero ordinario se daba cuenta de que el Carpintero Maestro lo había utilizado de una manera extraordinaria. Cheryl Walterman Stewart.
La obra de DIOS no la hacen personas extraordinarias, sino personas ordinarias que están comprometidas con ÉL. Puede que digamos a DIOS: «No soy nada, no tengo dones, muchas veces fracaso miserablemente. ¿En verdad quieres usarme?»Cuando preguntamos: «¿Desea DIOS usarme realmente?», la respuesta es clara. DIOS escoge a «lo débil del mundo para avergonzar a lo fuerte» (1a Corintios. 1:27).
DIOS ha estado usando personas ordinarias como tú y como yo durante miles de años. ¿Por qué habría de detenerse ahora?
SE BUSCA: PERSONAS ORDINARIAS PARA HACER UNA OBRA EXTRAORDINARIA.

ORACIÓN: Padre Celestial úsame para servir a los demás. En el nombre de Cristo, amén.