martes, enero 21, 2020

SER FELIZ


Deberíamos usar las cosas y amar a las personas.
Comparte esta meditación
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
SER FELIZ
Renuevo de Plenitud
005
ROMANOS 12:10 “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros.”

Se cuenta una fábula acerca de un joven huérfano que no tenía familia ni nadie que lo amase. Sintiéndose triste y solitario, caminaba un día por un prado cuando vio una pequeña mariposa atrapada en un arbusto espinoso. Cuanto más pugnaba la mariposa por liberarse, más profundamente se le clavaban la espinas en su frágil cuerpo. El muchacho liberó con cuidado a la mariposa, pero élla, en lugar de irse volando, se transformó ante sus ojos en un ángel.
El muchacho se frotó los ojos sin poder creerlo mientras el ángel decía: -“Por tu maravillosa bondad, haré lo que me pidas”-.El muchachito pensó por un momento y luego dijo:-“Quiero ser feliz”-.-“Muy bien”-, le respondió el ángel y luego se inclinó hacia él, le susurró al oído y desapareció.
Al crecer el pequeño, no hubo nadie en el país más feliz que él. Cuando la gente le pedía que les dijese el secreto de su felicidad, solamente sonreía y decía: -"Escuché a un ángel cuando era niño"-.
En su lecho de muerte, sus vecinos se reunieron a su alrededor y le pidieron que divulgase el secreto de su felicidad antes de morir. Finalmente, el anciano les dijo: -"El ángel me dijo que cualquiera, sin importar lo seguro que pareciese, fuese joven o viejo, rico o pobre, me necesitaría"-.
Con frecuencia amamos las cosas y usamos a las personas, cuando en realidad deberíamos usar las cosas y amar a las personas.
OREMOS: PADRE Celestial, en este día me acerco a TÍ, para pedirte que me ayudes a ser una persona útil y necesaria, que pueda llevar a alegría y la paz a otros y que todo lo que hago sea de TU agrado. Gracias DIOS, en el nombre de CRISTO JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


lunes, enero 20, 2020

CÓMO APRENDER A ORAR CON CONFIANZA


Orar con confianza
Comparte esta meditación. 
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CÓMO APRENDER A ORAR CON CONFIANZA

1ª Juan 5:14-15 “Tenemos confianza en DIOS, porque sabemos que si le pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. 15 Y así como sabemos que DIOS oye nuestras oraciones, también sabemos que ya tenemos lo que le hemos pedido”

La oración es el medio más eficaz dado por DIOS para lograr cambios. Pero muchas veces nos sentimos inseguros de las peticiones que le hacemos al SEÑOR.
La primera base para tener confianza en la oración es saber que pertenecemos a la familia de DIOS (Juan 1:12). 
Cuando recibimos a JESÚS como nuestro SALVADOR, DIOS se convierte en nuestro PADRE Celestial.  Por ésto, podemos tener la absoluta seguridad de que ÉL oirá nuestra oraciones (Mateo 6:6).
La segunda razón para tener seguridad, es orar de acuerdo con la voluntad de DIOS. Esta idea parece a menudo desconcertante, y por eso debemos considerarla con mucho detenimiento.
Sabemos que ciertas cosas nunca están en el plan de DIOS, tales como mentir, engañar y acciones inspiradas por el orgullo, la malevolencia o la ira (Proverbios 6:16-19; Colosenses 3:8).  
Cosas insignificantes como qué colores usar o qué decisiones de sentido común podemos tomar, como usar el cinturón de seguridad, quedan a discreción nuestra. ¿Pero qué de los deseos que no caen en ninguna de estas categorías?
Para conocer la voluntad de DIOS, nuestro espíritu debe estar sometido a DIOS (Santiago 4:7). Antes de SU respuesta, tenemos que dejar de aferrarnos a los resultados que queremos, y estar dispuestos a decir “sí” a SU plan.
Estudiar las Escrituras, en las que DIOS nos revela SU voluntad por medio de mandamientos y principios (2 Timoteo 3:16, 17).
Debemos depender del Espíritu Santo para que ÉL nos ayude a orar de acuerdo con los propósitos del SEÑOR.
Hermano cristiano, hermana cristiana: deja de orar con timidez; hazlo armonizando tus oraciones con la voluntad de DIOS. Confía y ÉL te responderá.
OREMOS: DIOS mío, te doy gracias por las muestras de TU amor. Te pido SEÑOR que me ayudes a confiar en TÍ. TÚ eres mi PADRE y sé que oirás y responderás a mis peticiones. Gracias SEÑOR.
En el nombre de JESUCRISTO, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:

domingo, enero 19, 2020

HOY QUIERO SER SABIO Y ENTENDIDO


Las lecciones diarias de la vida.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
HOY QUIERO SER SABIO Y ENTENDIDO
Renuevo de Plenitud

SANTIAGO 3:13 “Si entre vosotros alguien se precia de sabio o inteligente, demuestre con su buena conducta su amabilidad y su sabiduría.

Mucha gente tiene una carrera desesperada por ser sabio, inteligente y entendido. Cada día están estudiando e inscribiéndose en cursos para ser más sabios, pero no han aprendido las lecciones básicas de la vida. Éllos quieren aprender lecciones de libros, pero ignoran las lecciones de la vida diaria que DIOS nos enseña y que tienen un valor profundo.
Las lecciones diarias de la vida son sencillas pero a la vez profundas.
He aquí las diez lecciones más sencillas de la vida, si las aprendes serás sabio.
1.- DIOS es el primero en la vida, porque el principio de la sabiduría es el temor reverente a DIOS.
2.- DIOS te ha regalado un cuerpo. Si te gusta ese cuerpo o lo odias, ese regalo DIOS te lo dio por el resto de tu vida, de manera que es mejor que aprendas a amarlo y a convivir con él.
3.- Tú siempre aprenderás lecciones en la vida. Tú estás inscrito en una universidad que se llama VIDA. Cada día en esta escuela tú tendrás la oportunidad de aprender nuevas lecciones. Te gusten o no las lecciones, son lecciones y hay que aprenderlas.
4.- Una lección es repetida hasta que élla es aprendida. Esa lección será presentada una y otra vez de varias formas hasta que la aprendas. Sólo cuando las hayas aprendido podrás pasar a la próxima lección.
5.- No hay errores, sólo lecciones. El crecimiento es un proceso que implica errores, pero en la vida y con DIOS esos errores se convierten en lecciones.
6.-El aprendizaje de lecciones es un proceso que no tiene fin. No existe parte de la vida que no contenga lecciones. Si tú estás vivo, entonces todavía hay lecciones que aprender.
7.- Los otros son espejos para tu vida. Tú no puedes amar u odiar a nadie a menos que entiendas que lo que amas u odias es un reflejo de lo tuyo que amas u odias.
8.- Haz de tu vida algo que crece. Tú tienes todas las herramientas y recursos que DIOS te ha dado para la formación de tu vida. Lo que tú hagas con esas herramientas determinará tu crecimiento, pero siempre la decisión es tuya.
9.- Ahí no es mejor que aquí. Cuando tu ahí ha llegado a ser tu aquí, simplemente obtendrás otro ahí que parece mejor que tu aquí. Por lo tanto disfruta y se fiel con tu aquí.
10.- Las repuestas están en la Palabra de DIOS (La Biblia). Cuando las dudas te asalten y la confusión te rodee busca las respuestas en la Palabra de DIOS.
OREMOS: Gracias SEÑOR por darme la oportunidad de aprender de la vida y actuar como sabio. Tu Palabra me enseña a vivir como sabio y entendido. Hoy quiero aprender de la vida y de tu Palabra.
En el nombre de CRISTO JESÚS, amén.
Dr. Serafín Contreras Galeano.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:






sábado, enero 18, 2020

LA VICTORIA ES TUYA


Más que vencedores.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA VICTORIA ES TUYA

ROMANOS 8:37-39 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades,
ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de DIOS,
que es en Cristo Jesús Señor nuestro.”

Hay una anécdota acerca de un boxeador que acababa de ganar la pelea por el campeonato mundial de los pesos completos. El hombre tenía la cara hinchada por los golpes recibidos, tenía heridas sobre las cejas, los labios partidos y manchas de sangre por varios lugares del cuerpo.
El maestro de ceremonias le levanta un brazo al nuevo campeón y proclama en voz muy alta: “¡ÉSTE ES EL VENCEDOR!” Entonces le extiende un cheque por un millón de dólares. En ese momento sube al cuadrilátero la esposa del boxeador y le quita el cheque de las manos. El maestro de ceremonias la mira por unos segundos, y entonces grita: “¡Y ÉSTA ES MÁS QUE VENCEDORA!”. Aquella que no hizo absolutamente nada, se llevó la recompensa.
De manera similar sucedió con nosotros en el aspecto espiritual. JESUCRISTO sufrió las torturas, las humillaciones y la horrible muerte en la cruz, donde derramó SU sangre con el fin de pagar nuestra deuda con DIOS y que nuestros pecados fueran perdonados. Al tercer día se levantó de los muertos y fue declarado vencedor, “anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:14-15).
Esa victoria de CRISTO en la cruz es también nuestra victoria desde el momento en que lo aceptamos como nuestro SALVADOR. ÉL ocupó nuestro lugar en la cruz, derramó SU sangre y sufrió terriblemente. Ahora nosotros disfrutamos de esa victoria sin haber sufrido lo que ÉL sufrió.
CRISTO fue el vencedor; nosotros “somos más que vencedores”, como afirma el apóstol Pablo en el pasaje de hoy. El vencedor es aquel que derrota al enemigo. El vencedor es el que gana la batalla. Pero cuando tú eres “más que vencedor” no solamente derrotas al enemigo y ganas la batalla, sino que además disfrutas de abundancia.
Si tú has aceptado a JESUCRISTO como TU salvador, aduéñate del título de “más que vencedor” que el SEÑOR te ha otorgado, y disfruta esa vida “en abundancia”.
Abundante en paz espiritual, en gozo, en el amor de DIOS, en la seguridad de SU protección, de SU cuidado, de SU provisión diaria. Camina a través de las pruebas y las aflicciones con una mentalidad de triunfo, no de derrota. No como una víctima sino como un vencedor.
Aún en medio del sufrimiento, confía que algo bueno viene detrás, porque “a los que aman a DIOS, todas las cosas les ayudan a bien” (Romanos 8:28). Fíjate bien: “todas las cosas”, no “algunas cosas”. Recuerda que DIOS ha dicho que “somos” no que “seremos” más que vencedores.
Reflexiona en esta enseñanza. Créela con todo tu corazón y ahora mismo declara tu victoria, sin importar las circunstancias que te rodean. Y dale toda la gloria a Aquel que venció por tí en la cruz del Calvario.
OREMOS: PADRE Santo, gracias por la victoria de JESÚS en la cruz. Gracias por declarar que TUS hijos son más que vencedores. Ayúdame a vivir confiando plenamente en lo que dice Tu Palabra, y a andar hacia delante con la seguridad de que esa victoria es mía y nada ni nadie podrá arrebatármela. En el nombre de JESÚS, amén.  -  MMC
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


viernes, enero 17, 2020

JUNTOS PARA SIEMPRE


La reconciliación con DIOS es una seguridad eterna.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
JUNTOS PARA SIEMPRE
Nuestro Pan Diario
**Leer Colosenses 1:15-22

COLOSENSES 1:19-20 “Porque a DIOS le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.”

En 2008, Turquía enfrentó a Armenia por primera vez. Desde el punto de vista histórico, fue muy significativo. Fue durante un partido de fútbol que se jugó en un ambiente de tensión y de conflicto entre los países, que data desde la Primera Guerra Mundial; sin embargo, puso al Jefe de Estado y la bandera de Turquía frente a 35,000 armenios. Se esperaba que eso simbolizara el comienzo de la reconciliación entre los dos países enemigos.
Una reconciliación implica que algo acerque a grupos o personas que estaban en conflicto: y este partido de fútbol reunió a Turquía y Armenia, pero la Biblia advierte que nosotros necesitamos reconciliarnos con DIOS.
Felizmente, El proveyó la persona adecuada: Su Hijo Jesús, “Porque a DIOS le agradó habitar en él con toda su plenitud y, por medio de él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en el cielo, haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz.”
¡DIOS eligió enviarnos a JESÚS como reconciliador! Podemos tener la certeza de que si acudimos al SEÑOR, ÉL nos recibirá.
La componenda entre dos países a menudo es solo temporal, pero la reconciliación con DIOS es una seguridad eterna si confiamos en JESÚS, Quien vino para llevarnos al PADRE; no vivamos más solos.
DIOS NO SE OCUPA DE LAS VENGANZAS, SINO DE LAS RECONCILIACIONES
OREMOS: Gracias, porque TU eres un DIOS de paz y de reconciliación. En el amor de CRISTO JESÚS, amén.
**Leer Colosenses 1:15-22
Cristo es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación, 16 porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 17 Y él es antes que todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten. 18 Él es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia, y es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia, 19 porque al Padre agradó que en él habitara toda la plenitud, 20 y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:



jueves, enero 16, 2020

CAUSAS EXTERNAS DEL DESÁNIMO


¿Desanimado?
Comparte esta meditación
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CAUSAS EXTERNAS DEL DESÁNIMO
Ministerios En Contacto

2ª CORINTIOS 4:16: “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.”

El desánimo puede golpearnos desde muchos ángulos, consumiendo nuestra productividad y nuestras energías. Los creyentes prudentes sabrán cómo detectar su origen para evitar sus paralizantes consecuencias.
Entre sus causas están:
1. Frustraciones no resueltas. Ésto se aplica a decepciones causadas por expectativas no cumplidas, tanto nuestras como de otras personas.
2. Críticas constantes. Si somos criticados con frecuencia, es natural pensar, “¿Qué pasa conmigo?” Pero, a menos que DIOS nos revele algo por medio de esos comentarios, debemos aprender a ignorarlos.
3. Creer que nadie nos escucha. La reacción natural ante ésto es el alejamiento.
4. Sentir que nuestros esfuerzos no son apreciados. Podemos entregarnos tanto a nuestro trabajo, que si alguien no reconoce nuestros esfuerzos, lo sentimos como un rechazo personal.
5. Un mal ambiente de trabajo. Muchos creyentes disfrutan lo que hacen, pero notan la malicia de sus compañeros de trabajo, o a la falta de disposición a reconocer sus esfuerzos. Ésto puede hacer extremadamente difícil que se sientan motivados para ir a su trabajo cada día.
6. Falta de oportunidades. La búsqueda de un trabajo en donde podamos hacer el mejor uso de nuestros dones y capacidades, puede agotar a una persona. Lo mismo puede suceder con una persona a la que se le limita la libertad para hacer innovaciones.
Muchas veces, son las personas que vemos cada día las que parecen causarnos más desánimo.
Lee de nuevo la lista. ¿Te parecen familiares algunos de los escenarios anteriores? Si es así, pide fortaleza a DIOS para enfrentar con renovada confianza a estos desalentadores externos. El DIOS de toda gracia pronto y personalmente vendrá para restaurarte y hacerte fuerte, firme e inamovible.
El deseo de DIOS es que vivamos animados, entusiasmados, llenos de vitalidad, y que nos sobrepongamos a todo lo que sea negativo y que pueda afectar nuestra vida emocional.
Por tanto, no desmayemos, aunque este nuestro hombre exterior se vaya desgastando; pero con la ayuda de DIOS nuestro hombre interior se renueva de día en día.
OREMOS: DIOS mío. Ayúdame a superarme y a ser una persona optimista y llena de energías, que te agrade con cada uno de mis actos. Quita de mi cualquier frustración y hazme un ser útil de acuerdo a TU voluntad. Por CRISTO JESÚS, amén.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


miércoles, enero 15, 2020

YO TENGO LA RAZÓN, TÚ NÓ


Tal cual somos…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
YO TENGO LA RAZÓN, TÚ NÓ
Nuestro Pan Diario

LUCAS 6:37 “No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis,
y no seréis condenados“

Mi amiga Ríta admira el asombroso despliegue de 1.80 metros de las alas de la gran garza azul, y se maravilla ante su majestuosa apariencia. Élla les da la bienvenida a estas aves al verlas planear para aterrizar en una pequeña isla en medio de la laguna que está cerca de donde ella vive. 
Ahora bien, yo puedo apreciar que la garza sea una criatura maravillosa y única. ¡Pero jamás quiero verla en el jardín posterior de mi casa! Eso se debe a que yo sé que no se quedará allí tan sólo para admirar el jardín.
No, ¡esta versión emplumada de una ave 'non grata' (que no es bienvenido), que no es precisamente delicada, estará hurgando en nuestra laguna para pescar su cena y ensuciar el lugar!   ¡NO, NO y NO!
Entonces, ¿tengo yo la razón? ¿O la tiene Ríta? ¿Por qué no podemos estar de acuerdo?
Las diferentes personalidades, historias o conocimientos pueden matizar las opiniones de las personas. No significa que una persona está en lo correcto y la otra está equivocada, pero algunas veces podemos ser poco amables, rígidos y sentenciosos si no hay un acuerdo.
No estoy hablando acerca del pecado, sino tan sólo de una diferencia de opinión o perspectiva.
Necesitamos tener cuidado al juzgar los pensamientos, motivos y acciones de los demás porque nosotros también deseamos que se nos dé el beneficio de la duda: “No juzguéis y no seréis juzgados; no condeneis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados.” (Lucas 6:37).
¿Podemos aprender de alguien[E1]  que ve las cosas desde una perspectiva distinta? ¿Necesitamos practicar un poquito de paciencia y amor?
Estoy enormemente agradecida de que DIOS sea abundantemente paciente y amoroso conmigo. —CHK
ORACIÓN: Oh, DIOS. Pon en mí TU paz y amor para aceptar a mi prójimo tal cual es. Gracias SEÑOR, en el nombre de CRISTO, amén.
**Leer Lucas 6:37-42
37 »No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. 38 Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo, porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.»
39 Les dijo también una parábola: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; pero todo el que sea perfeccionado, será como su maestro.
41 »¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? 42 ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo”, no mirando tú la viga que está en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano.
Visita nuestra página web en la siguiente dirección:


 [E1]