miércoles, septiembre 02, 2015

APRENDE A DESCONECTARTE

Ya es tiempo… ¡házlo!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
APRENDE A DESCONECTARTE
MARCOS 6:31 “Jesús les dijo: —Vengan conmigo ustedes solos a un lugar tranquilo y descansen un poco”.
Cuando nuestros hijos eran jóvenes, fuimos a visitar a mis abuelos. Donde éllos vivían, el televisor no tenía muy buena recepción, pero, para éllos, no era un asunto de mucha importancia. Después de ver a mi hijo manipulando el aparato durante un tiempo, me preguntó frustrado: «¿Qué se hace cuando se ve un solo canal y no te gusta lo que están transmitiendo?».
«Lo apagas», dije con una sonrisa, lo cual no fue exactamente el consejo que él esperaba.
Tampoco es la respuesta que se espera hoy en día; en especial, con tantos artefactos que nos entretienen, informan y distraen. A veces, necesitamos apagar todo y descansar la mente un rato. Simplemente, nos hace falta «desenchufarnos».
Jesús solía apartarse durante un tiempo; en especial, cuando quería dedicarse a orar: "Al oírlo Jesús, se apartó de allí, él solo, en una barca a un lugar desierto.  (Mateo 14:13). También instaba a los discípulos a hacer lo mismo, aunque fuera sólo un rato. Esta clase de soledad y de tiempo para reflexionar es beneficioso para todos. Es entonces cuando podemos acercarnos a DIOS.
Sigue la sabiduría y el ejemplo de Cristo: apártate, descansa un poco y conversa con DIOS, en oración. Será bueno para tu cuerpo, mente y espíritu.
Bajar el volumen de la vida te permite escuchar atentamente a DIOS.
ORACIÓN: Señor, ayúdame a buscar aquellas cosas que provienen de Ti, de lo alto.  Quiero desconectarme de todo lo que me distrae y acercarme más a Tí.  En el nombre de Cristo, amén.



martes, septiembre 01, 2015

SUPEREMOS NUESTROS TEMORES

En ÉL espera… y que ÉL haga Su voluntad.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
SUPEREMOS NUESTROS TEMORES
Ministerios en Contacto
LUCAS 1: 74,75 "…que, librados de nuestros enemigos, sin temor lo serviríamos en santidad y en justicia delante de él todos nuestros días."
La Biblia hace distinción entre dos clases de temores: el saludable y el enfermizo. Por ejemplo, un temor saludable nos evita tocar una estufa caliente o caminar sobre hielo quebradizo. También nos impulsa a tener temor sano de DIOS. Esto incluye una abrumadora sensación de temor reverente por ser ÉL quién es —es decir—, el Juez y el Rey soberano. También implica un estilo de vida de obediencia respetuosa que Le honre.
El temor enfermizo nos hace sentir tensos, incómodos o amenazados. Su origen puede ser una experiencia en la niñez, o las palabras negativas reiteradas de una figura de autoridad. Este temor echa raíces en nuestro pensamiento y matiza nuestra toma de decisiones. Aún cuando ya no exista ninguna razón para sentirlo, puede seguir inhibiéndonos.
La imaginación es también una fuente de temor. Podemos ser atrapados por la mentalidad del “¿y sí . . . ?”: ¿Y si algo sale mal? ¿Y si el resultado que espero no se da?”
Esta clase de agitación mental puede bloquear lo mejor que DIOS tiene para nuestra vida. Sus propósitos exigen a menudo que dejemos atrás aquello que nos hace sentir muy cómodos. Aprender nuevas habilidades, cambiar de trabajo, o ensayar una manera diferente de ministrar a otros, pudieran ser parte de lo que ÉL espera. Estos retos presentan la oportunidad para confiar en el Señor y obedecerle.
El temor no proviene de DIOS. "porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio." (2a Timoteo 1:7).
Permite que el Espíritu Santo te lleve de la intranquilidad a la libertad que tenemos en Cristo. Allí descubrirás la habilidad de obedecer Su plan sin preocupación.
ORACIÓN: Señor mi DIOS. Gracias por el nuevo día que me das, por lo maravillosa que es la naturaleza y porque me permites vivir un día más bajo Tu misericordia. Me acerco nuevamente a Ti para que me ayudes a superar mis "temores enfermizos" los cuales dejo bajo Tus manos Señor. Sé que me vas a ayudar y confío en Ti Señor. En el nombre de Cristo, amén.



lunes, agosto 31, 2015

CÓMO LIDIAR CON LAS CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES

El Señor está conmigo.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CÓMO LIDIAR CON LAS CIRCUNSTANCIAS DIFÍCILES   
FILIPENSES 3:8 "Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo"

El apóstol Pablo sabía cómo lidiar con las circunstancias difíciles. Aunque estaba preso, mantenía su mirada puesta en Cristo, y confiaba firmemente en el Salvador. Por éso, a pesar de estar en la cárcel, era capaz de celebrar la obra del Señor en su vida. En realidad, la epístola que escribió desde la cárcel a los filipenses rebosaba de júbilo y alabanza   "Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es útil."(Filipenses 3:1(RVR1995)

Enfocarse en Cristo no es una reacción natural ni tampoco fácil. Nuestro instinto es pensar en la situación actual, en la búsqueda de soluciones o afligirnos frente al dolor y la dificultad. Como resultado, los problemas lucen aterradores y nos abruman con una sensación de derrota.

Sin embargo, el miedo y la derrota no pueden vivir por mucho tiempo en un corazón que confía en el Señor. No estoy diciendo que tú te olvidarás de lo que estás pasando, pero sí que puedes optar por pensar en la ayuda y el cuidado del Señor.
ÉL es el Liberador "10 Él nos libró y nos libra y esperamos que aun nos librará de tan grave peligro de muerte." (2 Corintios 1.10).  Él es el Sanador "Sáname, Jehová, y quedaré sano; sálvame, y seré salvo, porque tú eres mi alabanza. "(Jeremías 17.14).  Y Él es el Guía "Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas." (Proverbios 3.6).
El creyente que se aferra a las promesas divinas descubre que DIOS hace retroceder las emociones negativas. En vez de éstas, la esperanza, la confianza y el contentamiento se alojan en la vida del creyente "11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación." (Filipenses 4.11). Nadie siente felicidad por una situación difícil, pero es posible sentir satisfacción al saber que DIOS tiene el control y que sacará algo bueno de la dificultad.
Los principios y las promesas del Señor no cambian, no importa qué tan grave o dolorosa sea la situación.
Enfócate en Cristo en vez de en las circunstancias, y DIOS tranquilizará tu corazón y te guiará. Entonces tú estarás listo para (Regocijate) en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijate!(Filipenses 4.4).
ORACIÓN: Padre Celestial. Gracias te doy por el nuevo día que me das y por las bendiciones recibidas hasta el momento. Perdóname porque muchas veces en que me encuentro con problemas o dificultades trato de darles solución y cuando no puedo me acuerdo de Ti para que me ayudes y me saques. Yo se Padre que si te busco desde en principio Tú me va a ayudar a encontrar la solución y a lograrla. Gracias Señor porque en Ti encuentro esa esperanza y promesa divina. Gacias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él lo he perdido todo y lo tengo por basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que se basa en la Ley, sino la que se adquiere por la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios y se basa en la fe. 10 Quiero conocerlo a él y el poder de su resurrección, y participar de sus padecimientos hasta llegar a ser semejante a él en su muerte, 11 si es que en alguna manera logro llegar a la resurrección de entre los muertos.


domingo, agosto 30, 2015

REFLEXIÓN DE UN ADOLESCENTE

Reflexión de un adolescente
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
REFLEXIÓN DE UN ADOLESCENTE
GÉNESIS 49:12 “Juntaos y oíd, hijos de Jacob, Y escuchad a vuestro padre Israel.”
Papá, ya crecí, y a veces noto como que eres un poco distraído, eso me hace enojar porque si no te digo las cosas no te das por enterado. Pero ya me percaté de que los hombres en su mayoría, mis tíos, mis abuelos entre éllos, actúan de la misma manera.
Papá, pienso que es por tu lado izquierdo del cerebro. Y ahora que me pongo a pensar... aparte de eso tú tienes tantas otras cosas tan maravillosas que no tiene mi mamá. Por ejemplo, tú siempre lo sabes todo, lo que yo te pregunte tú me lo respondes, a veces las mamás nunca saben nada y dicen: "pregúntale a tu papá".
!Gracias pá, eres un sabio!  Eso me hace admirarte, ¡Eres lo máximo para mí!.
Tienes otra cosa más y que no se puede negar, es tu fuerza, papá. Cuando aprietas mi mano y medimos fuerzas siento que jamás seré igual, pero, yo creceré. Oigo a mi hermanita cuando grita: "papi dame tu mano", ahora entiendo que élla se siente segura agarrada de tu mano grande y fuerte. Con esa fuerza nos proteges, a mamá, a mis hermanitos y a mí.
Papá, recuerdo cuando estaba chico y me daba miedo la oscuridad, y yo te buscaba llorando porque debajo de mi cama habían "unos monstruos", y un buen día serruchaste las patas de mi cama, ¡Ah papá!, que bien dormí desde esa noche.
Cómo podré olvidar que con tu fuerza los venciste a todos, y lo hiciste por mí, aunque pensándolo mejor me doy cuenta, que por tí también.
Son tan diferentes mamá y tu, papá, sin embargo ambos me dan las mismas cosas que atesoro grandemente, su amor y su compañía. Me alimentan y me regañan. Otras veces me dan mi zurra, pero no es porque sean malos.
Ahora me doy cuenta de que no son perfectos sino que han hecho una gran tarea en su mejor esfuerzo. Papá créeme, no te voy a criticar más, ¿sabes por qué?... Anoche te escuché decirle a mamá, con tu voz quebrada y algo preocupado: -“¡He procurado ser el mejor padre!  Te amo y siempre te amaré,”   Anita Irigoyen.
“Veo que el semblante de vuestro padre no es para conmigo como era antes; mas el DIOS de mi padre ha estado conmigo”. Génesis 31:5.
ORACIÓN:  Gracias Padre Celestial por los padres que me diste.  Perdóname si fui causa de dolor, perdóname mis rebeldías, gracias Señor.  Ayúdame a entender y comprender a mis padres a quienes amo mucho.  En Ti confío.  Por Cristo Jesús, amén.


sábado, agosto 29, 2015

LA BATALLA DEL LÁPIZ


Es hora de cambiar.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA BATALLA DEL LÁPIZ
JUECES 2:19 “… no se apartaban de sus obras, ni de su obstinado camino”

Cuando aprendía a escribir, mi maestra de primer grado insistía en cambiar la forma en que yo tomaba el lápiz. Mientras élla me miraba, lo sostenía como élla quería, pero, en cuanto se daba vuelta, obstinadamente lo volvía a poner como a mí me resultaba más cómodo.

Pensé que había sido la ganadora secreta en aquella batalla de voluntades, ya que, aún hoy, tomo el lápiz con mi modo tan particular. Sin embargo, décadas más tarde, me di cuenta de que mi sabia maestra, tenía claro que esa mala costumbre haría que me cansara más rápido al escribir.

Pocas veces, los hijos entienden lo que es bueno para éllos. Por lo general, operan en función de lo que desean en el momento. Es probable que el nombre «hijos de Israel» sea apropiado, ya que los israelitas insistían en adorar a los dioses paganos en lugar de al único DIOS verdadero. Ésto hizo que el Señor se enojara con éllos y les quitara las bendiciones (Jueces 2:20-22).

Rick Warren afirma: «Obediencia y obstinación son dos caras de la misma moneda. La obediencia produce gozo y la obstinación entristece».

Si tu espíritu rebelde te impide obedecer a DIOS, es hora de cambiar. Acude al Señor, que es bondadoso y misericordioso.

Primero, nosotros formamos nuestros hábitos;
después, nuestros hábitos nos forman a nosotros.

ORACIÓN: Padre Celestial. Me acerco a Ti para pedirte que Te busquemos de todo corazón y que no nos aferremos a nuestra obstinada tendencia a que todo se haga como nosotros queremos. Enséñame a aceptar y cumplir Tu voluntad. En el nombre de Cristo, amén.


viernes, agosto 28, 2015

CONOCE LOS BLOQUEADORES DEL ÉXITO

Necesito Tu ayuda, Señor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CONOCE LOS BLOQUEADORES DEL ÉXITO
ISAÍAS 41:10-11 "No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. 11 He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo."
Ayer vimos que DIOS desea que alcancemos las metas que ÉL tiene para nuestra vida. Pero tenemos también un enemigo, a quien le encantaría impedir nuestro bien.
La Biblia identifica factores que pueden impedir el éxito, entre los que están el temor, la duda, las excusas, la indecisión y la negligencia. Si sabemos cuáles son los obstáculos, resultará más fácil vencerlos.
·       Primero, cuando tenemos temor, ya sea de fracasar, de ser criticados o rechazados, o de alguna otra cosa, nuestro punto de atención cambia de Jesús a lo que queremos evitar. Ese temor puede convertirse en una atadura. El antídoto es volver a enfocarnos en el Señor.
·       Segundo, la duda es la falta de seguridad de que DIOS nos ayudará a vencer. Las derrotas del pasado, las influencias negativas y la ignorancia acerca de Su Palabra, pueden hacernos fracasar.
·       Tercero, las excusas es el intento por hacer a la desobediencia más aceptable. “No tuve las oportunidades que tuvieron otros”, “mis padres no me enseñaron bien”, y “estoy demasiado ocupado”, son justificaciones falsas, como fue el intento de Adán de culpar a Eva por su mala decisión.
·       Cuarto, postergar una acción también impide el éxito. Y relacionada con élla, hay un
·       Quinto obstáculo: la negligencia. Esta desagradable conducta puede, por razones obvias, impedir que alcancemos el propósito de DIOS.
Las personas sabias observan sus actitudes para identificar cualquier cosa que les impida seguir a Cristo totalmente. Si algunos de los estorbos mencionados antes están impidiendo tu éxito, recházalos.
Pídele a DIOS una vida llena de libertad y propósito, de la manera que ÉL la ha planeado.
Ministerios En Contacto 

ORACIÓN: Señor mi DIOS. Quita de mi cualquier actitud negativa que impida alcanzar las metas que Tu has planeado. Ayúdame a Señor. En el nombre de Jesucristo, amén. 

jueves, agosto 27, 2015

EL ÉXITO A LA MANERA DE DIOS

Debemos de perseverar.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
EL ÉXITO A LA MANERA DE DIOS
PROVERBIOS 3:5,6 "Confía en Jehová con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos y él hará derechas tus veredas."
¿Qué hace que algunas personas fracasen, y que otras logren sus metas? Quizás los principales ingredientes sean, como algunos suponen: los antecedentes familiares, la educación y las habilidades. Pero ¿por qué, entonces, hay personas que triunfan a pesar de tener un pasado difícil, falta de habilidades o poca capacitación? Sin duda, hay algo más que influye en el logro de nuestras metas.
Contrariamente a la definición de la sociedad, que usualmente involucra fama, fortuna o poder, el verdadero éxito significa convertirse en las personas que DIOS quiere que seamos, y lograr las metas que ÉL ha fijado para cada uno. Hebreos 12.1 ofrece la perspectiva del Señor en cuanto a esto: “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante”.
Aquí vemos las claves del éxito:
Ø  Primero, es importante encontrar estímulo en las vidas de otros creyentes que han visto la fidelidad de Cristo, y que han seguido Su dirección.
Ø  Luego, debemos deshacernos de todo lo que nos impida obedecer a DIOS.
Ø  Por último, debemos perseverar, aún en los tiempos de dificultad y desánimo.
Este pasaje responde nuestra pregunta ¿Qué hace que algunas personas fracasen, y que otras logren sus metas?  Lo que nos permite alcanzar el éxito es confiar en la dirección y en el poder de Jesús.
DIOS tiene un plan maravilloso para bendecirte y darte una vida plena, y parte de ese plan es que vivas con propósito y perseverancia.
La dirección del Padre Celestial se te hará más clara a medida que leas Su Palabra, que ores pidiendo orientación, y que busques el consejo piadoso.
¿Sabes cuáles son las metas que DIOS tiene para tu vida?
Ministerios en Contacto
ORACIÓN: Señor mi DIOS. Gracias por el nuevo día que me das y por las bendiciones recibidas hasta el momento. Me acerco a Ti para pedirte que por medio de Tu Espíritu Santo me ayudes a confiar más en Ti. Que me ayude a cumplir con tu voluntad. Que sepa las metas que debo alcanzar. Que me ayude a leer y comprender Tu Palabra y que en la vida todo lo que haga sea de Tu agrado. En el nombre de Cristo, amén.