domingo, septiembre 25, 2016

LA ESENCIA DE NUESTRO TESTIMONIO

¡Sal a hacer discípulos para Cristo!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA ESENCIA DE NUESTRO TESTIMONIO
1a CORINTIOS 1:22-24  “Los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles, locura. En cambio para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder y sabiduría de DIOS,”
Los testimonios, que no mencionan la cruz, carecen de poder. Por nuestro intento de evangelizar “amigablemente”, a veces tratamos de hacer más atractivo el evangelio, suavizándolo. Pero la cruda verdad es que Jesucristo murió por nuestros pecados.
Para dar un testimonio efectivo, debemos confrontar a los no creyentes con su deuda de pecado y decirles que Jesús dio Su vida para pagarla del todo. Pero decir trivialidades es más fácil que hacer una presentación planificada del evangelio. Por ejemplo, la siguiente declaración es verdadera y agradable: “Serás salvo si recibes a Jesús como Salvador”. El problema es que no enseña los pasos concretos a la salvación.
Un buen testimonio debe contener tres puntos: (1) una descripción de Quién es Jesús, (2) una explicación del único plan de salvación de DIOS, y (3) lo que debe creer y hacer una persona para recibir a Cristo.
Es verdad que uno puede ser salvo sin comprender totalmente el papel de la cruz, pero el nuevo creyente comenzará mucho mejor su peregrinación espiritual si conoce la fuente de su salvación. Irónicamente, evangelizamos amigablemente de verdad cuando ofrecemos el panorama concreto del cristianismo, en vez de decir una cosa que es cierta, pero hueca.
Nuestra sociedad se vuelve cada vez más ignorante en cuestiones de la Biblia. Éso significa que las personas con las cuales tú tendrás la oportunidad de anunciarles el evangelio sabrán poco de Jesús; tú puedes ser la única persona, que conozcan con un verdadero conocimiento de la Palabra de DIOS.
Ora y aparta tiempo para preparar un mensaje que sea instructivo y que esté enfocado en la Cruz. Después, ¡sal a hacer discípulos para Cristo!

ORACIÓN: Padre Celestial. Por Tu palabra sé que nuestro testimonio, el comportarnos bien y ser reflejo de Tu presencia en nosotros, no es todo si no va acompañado en hacer discípulos llevando y sembrando Tu Palabra en toda criatura. Ayúdame a poder cumplir Tu voluntad y que mi testimonio esté enfocado en que nuestro Señor Jesucristo murió en la Cruz. En el nombre de Cristo, amén.

sábado, septiembre 24, 2016

LA PACIENCIA DE DIOS

Gracias Señor por las muestras de Tu amor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA PACIENCIA DE DIOS 
2a PEDRO 3:8,9 Pero, amados, no ignoréis que, para el Señor, un día es como mil años y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”
La aparente reacción lenta del Señor ante el pecado, muchas veces desconcierta a los creyentes. ¿Por qué no castiga de inmediato a quienes violan sus principios? La breve respuesta se encuentra en 2a Pedro 3:9.
Por nuestra condición humana, queremos que las personas sufran por sus malas acciones. Jonás huyó de su deber de predicar en Nínive porque temía que si sus habitantes se arrepintieran, su DIOS misericordioso no destruiría la ciudad. Y éso fue precisamente lo que sucedió. En vez de alegrarse por el triunfo del Señor, el profeta se quejó por haber tratado a los ninivitas con paciencia y misericordia (Jonás 4:2)  El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”.
Jonás estaba enojado con DIOS, a pesar de que él mismo había experimentado Su misericordia. (Con todo y lo desagradable que fue aquello, hay peores formas de disciplina que ser tragado y vomitado por un pez).
Los creyentes debemos estar agradecidos de que el Señor, a diferencia de los seres humanos, es lento para la ira. Cuando somos rebeldes y testarudos, ÉL espera pacientemente que reconozcamos nuestra falta.
La disciplina es dolorosa tanto para quien la recibe como para quien la aplica. DIOS prefiere que veamos el error de nuestra actitud, que dejemos de pensar que estamos quedando impunes por nuestro pecado y que volvamos al camino recto.
El Señor da un valor tan alto al arrepentimiento y a la preservación de la comunión con ÉL, que está dispuesto a retrasar el castigo por el pecado. Pero sólo por un tiempo. Al final, Su justicia exige una sanción. No esperes a que ÉL te discipline. En lugar de éso, haz lo correcto y vuelve tu corazón a DIOS.

ORACIÓN: Padre Celestial, lento para la ira y grande en la misericordia. Te damos gracias por Tu Palabra y por las muestras de Tu amor. Ayúdame a corregirme y acepta mi confesión. He pecado contra Ti, perdóname Señor. Te lo pido en nombre de Cristo, amén

viernes, septiembre 23, 2016

LOS BENEFICIOS DE RENDIR CUENTAS

Esclavo de mi imprudencia.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LOS BENEFICIOS DE RENDIR CUENTAS
HEBREOS 10:24 ”Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras.”
Con frecuencia nos hacemos esclavos de una situación al no hacer caso a los límites prudentes de la libertad personal. Es por éso que debemos tener presente los muchos beneficios de rendir cuentas de nuestros actos:
Dirección más clara. La honestidad en cuanto a los errores y a los fracasos te preparará a tí para recibir buen consejo y estímulo. Esto aumentará tu potencial de realizar y de ser todo lo que DIOS se propone hacer contigo.
Mayor integridad. Si tú tienes que dar cuenta a alguien, serás honesto y transparente. Aunque la verdad duele, el resultado es mayor integridad.
Mejor mayordomía. Dar cuenta de cómo utilizas tu dinero, tu tiempo o tus capacidades, te hace cuidadoso para no utilizarlos incorrectamente.
Protección contra los excesos. Como hijos de DIOS, somos libres en Cristo, pero un amigo al que le rindamos cuentas nos mantiene equilibrados y está pendiente de que no nos excedamos.
Sano autoanálisis. Otra persona puede ayudarnos a ver lo que no podemos ver en nosotros mismos. Cuando permitimos que alguien nos señale nuestras faltas, estamos en una mejor posición para hacer mejoras.
Protección de malas relaciones. Si tú tienes que dar cuenta de adónde vas y con quiénes pasarás tu tiempo, probablemente evitarás lugares y relaciones problemáticas.
¿Le rindes cuentas a alguien acerca de la manera en que maneja tu dinero, tu tiempo y tus relaciones? Si no es así, busca a un creyente digno de confianza al que puedas rendir cuentas. Dar este paso revela un corazón que anhela agradar en todo a DIOS.

ORACIÓN: Padre Celestial. Sé que soy un administrador de todo lo que Tú me das y que debo rendir cuentas. Ayúdame Señor a poder hacerlo bien y todo lo que haga sea de Tu agrado. En el nombre de Cristo, amén.

miércoles, septiembre 21, 2016

RENDIR CUENTAS ES BÍBLICO

Todo el mundo es responsable ante alguien.

Comparte esta meditación.

Bendiciones,

Enio

Meditación Diaria

RENDIR CUENTAS ES BÍBLICO

SANTIAGO 5:13-16 “¿Está alguno entre vosotros afligido? Haga oración. ¿Está alguno alegre? Cante alabanzas. ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia para que oren por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si ha cometido pecados le serán perdonados. Confesaos vuestras ofensas unos a otros y orad uno por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”

Hay abundantes mandatos bíblicos en cuanto a rendirnos cuentas unos a otros. Pero, para muchos, la idea de revelar información personal parece negativa o incluso una invasión de la privacidad. Tal confesión parece ser un obstáculo para la búsqueda de placer, prosperidad y prestigio. La mayoría de las personas prefieren ser reservadas y no involucrar a nadie más en sus asuntos.
La Biblia, sin embargo, deja claro que los cristianos deben apoyarse y rendirse cuentas mutuamente: “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados” (Santiago 5:16).
La rendición de cuentas en el cuerpo de Cristo es un principio bíblico. Los miembros de la iglesia se sujetan a su pastor (Hebreos 13:17). Pablo nos dice que nos sometamos unos a otros (Efesios 5.21). Sin embargo, él era responsable ante la iglesia (Hechos 14:27), así como Timoteo estaba subordinado a él (1a Timoteo 4:13-16). Los apóstoles estaban, por supuesto, bajo la autoridad de Jesús (Lucas 10), así como Jesús estaba sometido al Padre (Juan 8:28,29). Y, lógicamente, la Biblia nos dice que toda la iglesia está sujeta al Señor Jesucristo (Efesios 5:24).
Sea cual sea la posición de una persona, todo el mundo es responsable ante alguien. Y ésto es válido para toda la familia de la fe, desde la congregación hasta el Señor mismo, quien sirvió a DIOS Padre.
Las personas evitan rendir cuentas por diversas razones, entre éllas: orgullo, ignorancia y temor. Ésto es peligroso, pues nuestro enemigo conoce nuestras debilidades y sabe cómo explotarlas. Pero podemos vencer con el apoyo de nuestros hermanos en la fe. Hay poder en la oración. Hay poder en el cuerpo de Cristo, la Iglesia.

ORACIÓN: Señor, Padre Celestial. Ayúdame a vencer mi orgullo, mi ignorancia y temor. Que pueda confiar en los hermanos de la fe y éllos mediante la oración puedan ayudarme a salir de mis problemas y dificultades. Gracias Señor. En el nombre de Cristo, amén.

CÓMO ENFRENTAR LAS INCERTIDUMBRES DE LA VIDA

Caminar tomado de Su mano.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CÓMO ENFRENTAR LAS INCERTIDUMBRES DE LA VIDA
Hebreos 11:23-2723 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque lo vieron niño hermoso y no temieron el decreto del rey. 24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija del faraón, 25 prefiriendo ser maltratado con el pueblo de Dios, antes que gozar de los deleites temporales del pecado, 26 teniendo por mayores riquezas el oprobio de Cristo que los tesoros de los egipcios, porque tenía puesta la mirada en la recompensa. 27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey, porque se sostuvo como viendo al Invisible.”
La ignorancia en cuanto al futuro es una realidad que aterra a la humanidad. Particularmente en momentos de estrés e incertidumbre, el camino frente a nosotros nos parece sombrío. Pero los creyentes poseemos ojos espirituales capaces de ver al DIOS omnisciente que tiene al futuro en Su mano.
Moisés desafió a Faraón, de Egipto, condujo a los hijos de Israel a través del mar Rojo y soportó el desorden y la rebelión como líder nómada porque se mantuvo “viendo al invisible” (Hebreos 11:27). Los ojos espirituales de Moisés estaban centrados en DIOS, y confiaba en el Padre celestial plenamente.
Es posible que nuestra vida cotidiana no sea tan dramática como la de un político rebelde del Antiguo Testamento pero, como Moisés, tenemos un llamado dado por DIOS sin instrucciones específicas.
El Padre celestial se revela a Sí mismo sólo a los creyentes que tienen un corazón limpio (Mateo 5:8). “Los de limpio corazón” son los que tienen una manera santa de pensar: rechazan las ideas incorrectas y las sustituyen por la obediencia. Cuando se produce un pensamiento pecaminoso, los creyentes de corazón limpio reconocen su pecado, y se arrepienten para seguir adelante en rectitud.
Es decir, las personas que desarrollan ojos espirituales para ver a DIOS, son los que están dedicados a conocerle y servirle. Cuando estudiamos la Biblia para conocer Sus mandamientos, deseos y manera de actuar, comenzamos a pensar como ÉL.
Cuando el corazón de un creyente está limpio, su espíritu puede detectar la presencia interior del Padre. Por tanto, podemos enfrentar las incertidumbres de la vida yendo de la mano con ÉL.

ORACIÓN: Padre Celestial, ayúdame a través del Espíritu Santo, a leer Tu Santa Palabra para conocerte, comprenderte y amarte y cuando me encuentre frente a las incertidumbres de la vida pueda caminar tomado de Tu mano, Señor. En el nombre de Cristo, amén.

martes, septiembre 20, 2016

SI TAN SÓLO CREYÉSEMOS

Seré levantado de cualquier caída.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
SI TAN SOLO CREYÉSEMOS
HEBREOS 6:18 “Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que DIOS mienta, tengamos un fortísimo consuelo lo que hemos acudido para que asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros”.
Todos dicen que es normal sentir depresión, más de 350 millones de personas en el mundo sufren depresión. Dicen que es normal preocuparse por tantas deudas y o estar de buen humor. Te anuncian una enfermedad mortal y es normal sentirse desahuciad@. Es tu primer embarazo y es normal estar angustiada. ¡Es normal, es normal, es normal! Cuántas veces escuchamos que tener miedo, estar preocupad@, angustiad@ y deprimid@ es algo normal?
No, no es normal deprimirse, angustiarse, o tener miedo. Es común, pero no es normal. ¿Sabes lo que sí es normal? Tener pruebas, tribulaciones, dificultades. La Biblia lo dice claramente en Juan 16:33 “Estas cosas os he hablado para que en mi tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”.
Debemos entender que las aflicciones del mundo son consecuencias derivadas del pecado original en el huerto del Edén. No las podemos cambiar, lo que tiene que cambiar es nuestra forma de pensar, nuestra perspectiva de vida. Si tú y yo creemos en las promesas que DIOS nos dejó escritas en Su Palabra, si creemos que ÉL venció al mundo, que ÉL estará con nosotros donde quiera que vayamos, si creemos que ÉL peleara nuestras batallas y nos llevará de victoria en victoria ¿es normal que enfrentemos las pruebas de la vida angustiados, deprimidos, atemorizados o afligidos? 
Recordemos, a los que a DIOS aman, TODAS las cosas le ayudan a bien; entonces, no tenemos por qué vivir angustiados, atemorizados y muchos menos, vivir deprimidos.
DIOS entiende por lo que pasamos y está dispuesto a demostrarnos que ÉL nunca nos ha abandonado. Que ÉL es firme y fiel en Sus promesas. Que todo pasará y la paz retornará a nuestras vidas.
ORACIÓN: Gracias Señor por saber que sin importar las circunstancias, Tu amor, bondad y fortaleza me levantará de cualquier caída. En el nombre de Jesucristo, amén.