lunes, enero 15, 2018

LA RESPUESTA DE DIOS A NUESTRAS ORACIONES

Se necesita invertir tiempo para orar de la manera que DIOS nos lo pide.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA RESPUESTA DE DIOS A NUESTRAS ORACIONES
Ministerios En Contacto
1a JUAN 5:13-15 “Les escribo esto a ustedes que creen en el Hijo de DIOS, para que sepan que tienen vida eterna.
14 Tenemos confianza en DIOS, porque sabemos que si le pedimos algo conforme a su voluntad, él nos oye. 15Y así como sabemos que DIOS oye nuestras oraciones, también sabemos que ya tenemos lo que le hemos pedido” (DHH)
En respuesta a nuestras oraciones, el Señor usa Su poder para penetrar las mentes cerradas y los corazones endurecidos. De esta manera, ÉL conduce a la persona a la salvación de pecados y transforma su vida pecaminosa.
Todos queremos que nuestras peticiones sean concedidas, por lo que es importante entender las condiciones de DIOS para responder las oraciones.
       Además de relacionarnos con ÉL: Jesús le dijo: —Te aseguro que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3) y de confesar todo pecado del que tengamos conciencia, debemos confiar en que Su Palabra es verdadera y Sus promesas son ciertas.
       La Biblia, que fue escrita por inspiración divina mediante hombres, es infalible. En este Libro maravilloso, el Señor revela Su naturaleza —Santa, Soberana y Perfecta— y presenta Su plan de salvación: Si con tu boca reconoces a Jesús como Señor, y con tu corazón crees que Dios lo resucitó, alcanzarás la salvación.” (Romanos 10:9).
       Debido a que las promesas de DIOS están basadas en Su carácter perfecto, podemos tener la seguridad de que ÉL hará lo que dice; de lo contrario, no sería DIOS. Y las promesas del Señor son confiables, pues ÉL siempre habló las palabras del Padre: Porque yo no hablo por mi cuenta; el Padre, que me ha enviado, me ha ordenado lo que debo decir y enseñar. (Juan 12:49).
Otra condición es que pidamos de acuerdo con los propósitos del Señor. Debemos orar por las cosas que armonicen con Su naturaleza y plan. DIOS quiere que discernamos Su voluntad, que oremos para que élla se lleve a cabo y que hagamos nuestra parte en su cumplimiento: Ustedes deben orar así: “Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, así como se hace en el cielo.” (Mateo 6:9,10). El Espíritu Santo nos ayudará a saber cómo orar.
Se necesita invertir tiempo para orar de la manera que DIOS nos lo pide. Y, en respuesta, ÉL hará muchísimo más de lo que podamos pedir o entender: Y ahora, gloria sea a Dios, que puede hacer muchísimo más de lo que nosotros pedimos o pensamos, gracias a su poder que actúa en nosotros.” (Efesios 3:20).

OREMOS: Padre Celestial, te ruego que a través del Espíritu Santo me ayudes a conocer Tu voluntad y saber cómo debo orar. Cuando leo diariamente Tu Palabra ayúdame a entenderla, comprenderla, a aplicarla en mi vida y compartir lo aprendido con mis familiares y amigos. Te lo pido en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo, amén.

Si quieres opinar y/o dejarnos un comentario, visita nuestra página web en la siguiente dirección:

domingo, enero 14, 2018

CÓMO ENCONTRAR SATISFACCIÓN

La satisfacción se halla en una vida que refleje las prioridades de DIOS.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CÓMO ENCONTRAR SATISFACCIÓN
Ministerios En Contacto
FILIPENSES 4:11-13 No lo digo porque yo esté necesitado, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo. 12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. 13 A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece.”
2. La perspectiva terrenal. Muy a menudo, vivimos enfocados en nuestras circunstancias. Nuestras mentes piensan en las actividades de la semana, del mes o del año próximo. Con razón, el deleite de la vida sigue siendo escurridizo. La solución es tener una perspectiva eterna que reconozca que DIOS tiene el control y que nuestro objetivo es complacerlo.
3. La presión autoimpuesta. Todos hemos experimentado las cargas inevitables de las responsabilidades. Pero nos imponemos presiones innecesarias cuando dejamos que el “tienes que” y el “debes” nos gobiernen. El remedio es acudir a DIOS, reconocer el derecho que ÉL tiene de decirnos lo que debemos hacer y pedirle que nos indique Su plan.
4. Actitudes poco saludables. El perfeccionismo, el sentimiento de culpa y la falta de entusiasmo debilitan nuestro deleite de la vida.
La satisfacción se halla en una vida que refleje las prioridades de DIOS —y pasar tiempo con ÉL es lo primero. Al leer Su Palabra, nos volvemos conscientes del gran amor del Padre, aprendemos lo que ÉL considera importante y experimentamos el gozo de pertenecer al Señor.

OREMOS: Padre Celestial. Gracias por las bendiciones que nos das diariamente. Ayúdame a poder leer Tu Palabra diariamente para conocerte y entender cuál es Tu voluntad para conmigo. Que todo lo que haga sea de Tu agrado. Te lo pido en el nombre de Cristo, amén.

Si quieres opinar y/o dejarnos un comentario, visita nuestra página web en la siguiente dirección:

sábado, enero 13, 2018

CULTIVAR UN CORAZÓN DE SIERVO

Servir no es una mera obligación, es  la oportunidad de reflejar el corazón de siervo de JESÚS y Su amor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
CULTIVAR UN CORAZÓN DE SIERVO
Nuestro Pan Diario
**Leer: Lucas 22:24-30
LUCAS 22:27 “… yo estoy entre vosotros como el que sirve”
Había sido un día largo en el trabajo. Pero, cuando llegué a casa, fue el momento de comenzar mi «otro» trabajo: ser un buen padre. Los saludos de mi esposa y mis hijos se convirtieron de inmediato en: «Papá, ¿qué hay para cenar?»; «Papá, ¿me traes agua?»; «Papá, ¿podemos jugar al fútbol?».
Lo único que yo quería era sentarme. Aunque parte de mí quería ser un buen padre, no tenía ganas de ocuparme de las necesidades de mi familia. Fue entonces que la vi: una tarjeta de agradecimiento que mi esposa había recibido de alguien de la iglesia. Mostraba un recipiente de agua, una toalla y unas sandalias sucias. Abajo, aparecían las palabras de Lucas 22:27: «yo estoy entre vosotros como el que sirve».
Esa declaración de la misión de JESÚS —servir a los que había venido a buscar y salvar (LUCAS 19:10)— era exactamente lo que yo necesitaba. Si JESÚS estuvo dispuesto a hacer la tarea más sucia por sus seguidores: lavarles los pies sucios (JUAN 13:1-17), yo podía llevarle un vaso de agua a mi hijo, sin quejarme.
En ese momento, reflexioné que servir a mi familia no era una mera obligación, sino una oportunidad de reflejar el corazón de siervo de JESÚS y Su amor. Lo que nos piden hacer, son oportunidades de asemejarnos a Aquel que sirvió entregando Su vida por nosotros.
El amor de DIOS por nosotros nos da poder para servir a los demás.
OREMOS: Señor, ayúdame a estar dispuesto a servir.
En Tu Santo Nombre te lo pido Señor, amén.
**Leer: Lucas 22:24-30 (RVR1995)
La grandeza en el servicio
24 Hubo también entre ellos una discusión sobre quién de ellos sería el mayor. 25 Pero él les dijo: —Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores; 26 pero no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros sea como el más joven, y el que dirige, como el que sirve, 27 pues, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Pero yo estoy entre vosotros como el que sirve.
28 »Y vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas. 29 Yo, pues, os asigno un Reino, como mi Padre me lo asignó a mí, 30 para que comáis y bebáis a mi mesa en mi Reino y os sentéis en tronos para juzgar a las doce tribus de Israel.    
Si quieres opinar y/o dejarnos un comentario, visita nuestra página web en la siguiente dirección:

viernes, enero 12, 2018

EL CANASTO DE CARBÓN

El canasto de carbón
Comparte esta meditación
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
EL CANASTO DE CARBÓN
Juan Carlos & Maggie López
HEBREOS 4:12  "En efecto, la palabra de DIOS es viva y eficaz, más penetrante que espada de doble filo, y penetra hasta donde se dividen el alma y el Espíritu, los huesos y los tuétanos, haciendo un discernimiento de los deseos y los pensamientos más íntimos".
Se cuenta la historia de un anciano que vivió en una granja en las montañas de Kentucky oriental con su joven nieto. Cada mañana, el abuelo se sentaba temprano a la mesa de la cocina para leer su vieja y estropeada Biblia.  Su nieto que quería ser tal como él, intentó imitarlo de cualquier manera.
Un día el nieto preguntó, -"Abuelo, yo intento leer la Biblia, me gusta pero yo no la entiendo, y lo que logro entender se me olvida en cuanto cierro el libro.”-  -"¿Qué hay de bueno en leer la Biblia?".
El abuelo calladamente dejó de echar carbón en la estufa y dijo: -"Baja el canasto de carbón y ve al río y tráeme un canasto con agua"-
El muchacho hizo tal y como su abuelo le dijo, aunque toda el agua se salió antes de que él pudiera volver a la casa.
El abuelo se rió y dijo: -"Tendrás que moverte un poco más rápido la próxima vez"-.  Y lo envió nuevamente al río con el canasto para intentar de nuevo.
Esta vez, el muchacho corrió, más rápidamente pero de nuevo el canasto estaba vacío antes de que llegara de vuelta a casa.  Ya sin respiración, le dijo a su abuelo que era "imposible llevar agua en un canasto," y fue a conseguir un balde a cambio.
El anciano dijo:  -"Yo no quiero un balde con agua”-. -“Yo quiero un canasto con agua.  Tú puedes hacer ésto. Simplemente no estás intentando lo suficiente"-, y salió a la puerta para mirar la prueba del muchacho de nuevo[UdW1] .
A estas alturas, el muchacho sabía que era imposible, pero quería mostrar a su abuelo que aún cuando corriese tan rápido como podía, el agua se saldría antes de que llegase a la casa.
El muchacho sacó el agua y corrió fuerte, pero cuando llegó donde su abuelo el canasto estaba de nuevo vacío. Ya sin poder respirar, dijo: -"Mira abuelo, es inútil"-.
-"¿Por qué piensas que es inútil?"- dijo el anciano, -"Mira dentro del canasto"-
El muchacho miró el canasto y por primera vez comprendió que el canasto parecía diferente.  En lugar de un sucio canasto carbonero, estaba limpio.
-"Hijo"- dijo el abuelo-, "ésto es lo que pasa cuando tu lees la Biblia.  Tal vez no puedes entender o recordar todo, pero cuando la lees, te cambiará el interior."
Ésa es la obra de DIOS en nuestras vidas.  Para cambiarnos desde adentro y lentamente transformarnos en la imagen de Su Hijo.
En efecto. “Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.” (Hebreos 4:12 DHH)
¡QUE DIOS TE BENDIGA! ¡FELIZ DÍA!
OREMOS: Ayúdame Señor a leer la Biblia, para conocerte, para comprenderte, amarte y para hacer Tu voluntad… Gracias Señor por las muestras de Tu amor.  Por Cristo Jesús, amén.

Si quieres opinar y/o dejarnos un comentario, visita nuestra página web en la siguiente dirección:

jueves, enero 11, 2018

LA GUÍA DE DIOS PARA UNA VIDA FRUCTÍFERA

La vida cristiana se caracteriza por el fruto abundante que produce.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
LA GUÍA DE DIOS PARA UNA VIDA FRUCTÍFERA
Ministerios En Contacto
PROVERBIOS 3:1-4 “Hijo mío, no te olvides de mi Ley, y que tu corazón guarde mis mandamientos, porque muchos días y años de vida
y de paz te aumentarán. 
Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad: átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres.”
Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto” (Juan 15:5).
A medida que llevemos a cabo los planes de DIOS por medio del poder de su Espíritu, nuestra vida tendrá significado y dos prácticas nos caracterizarán:
1. Atesoraremos la Palabra de DIOS en nuestros corazones. Cuando valoramos algo, pensamos en ello a menudo, lo estudiamos con regularidad y aprendemos lo más que podamos del mismo. Al estudiar la Biblia aprendemos muchas cosas importantes acerca de nuestro DIOS, entre ellas Su identidad, Su plan y Sus promesas. La meditación habitual en las Sagradas Escrituras desarrolla nuestra capacidad de pensar bíblicamente, y profundiza nuestra relación con el Señor. Una de las señales de que atesoramos Su Palabra es un cambio de conducta; nuestras decisiones serán guiadas cada vez más por Sus preceptos, y nuestras acciones reflejarán el fruto del Espíritu: Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.” (Gálatas 5:22,23).
2. Nos adornaremos de misericordia y verdad. En la vida cristiana, estas dos virtudes deben ser nuestra compañía constante. La verdad de DIOS tiene el poder de mostrar la falta de caridad en la actitud y la conducta. Cuando esto sucede, ser misericordiosos nos ayuda a evitar la discordia y la división al relacionarnos con otros, fuera y dentro de la iglesia. DIOS quiere que digamos la verdad, pero suavizada con una actitud de amorosa compasión.
La vida cristiana es una peregrinación llena de tentaciones, obstáculos y dificultades: Amados, no os sorprendáis del fuego de la prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciera.” (1a Pedro 4:12). Al mismo tiempo, debe caracterizarse por el fruto abundante que produce el seguir a nuestra Guía: el Señor JESUCRISTO.
OREMOS: Señor, no permitas que deje de leer diariamente Tu Palabra pues en élla Te encuentro, me ayudas, me fortaleces y me guías  durante todo el día. En el nombre de Cristo, amén.

Si quieres opinar y/o dejarnos un comentario, visita nuestra página web en la siguiente dirección:

miércoles, enero 10, 2018

TEN CUIDADO SIEMPRE

Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria
TEN CUIDADO SIEMPRE
Misiones En Contacto
EFESIOS 4:5 “un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
un solo Dios y Padre de todos,
el cual es sobre todos y por todos y en todos.”
¿Sabes con certeza que tus creencias tienen un fundamento sólido?
Son muchas las personas de diversas creencias que han sido influenciadas por un líder con una personalidad carismática, alguien elocuente, convincente y afable. ¡Ten cuidado! Las creencias del cristiano deben basarse en lo que DIOS enseña; por éso, asegúrate de que las tuyas estén basadas en algo más que las ideas de una persona influyente.
Pablo advirtió a su pupilo Timoteo que tuviera cuidado de la falsa doctrina, y con los que enseñaban solo lo que sus oyentes querían escuchar: pues vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias pasiones”  (2 Timoteo 4:3). Pero, ¿cómo reconocer el error a no ser que conozcamos la verdad de la Palabra de DIOS y podamos usarla como una vara de medir?
Conocer las enseñanzas de la Biblia no sólo te ayudarán a evitar ser engañado por la falsa doctrina, sino también te protegerá de la intimidación de aquellos que puedan atacar tu fe. Por tanto, examina lo que crees, y por qué lo crees. Al hacerlo...
1.       Evitarás ser engañado.
2.       Te protegerás del temor y la intimidación.
3.        Te prepararás para responder las preguntas de quienes buscan la verdad.
4.       Te permitirás ser convincente al presentar lo que crees.
5.       Profundizarás tu relación personal con DIOS.
El pasar tiempo regularmente en la Palabra de DIOS, desarrollas un filtro bíblico a través del cual pasa toda nueva información. Ese filtro en tu mente te permite distinguir entre lo falso y lo verdadero. Si éste está firmemente afianzado en tu mente y en tu corazón, tú podrás identificar la verdad de DIOS.
OREMOS: Padre Celestial. Ayúdame a encontrar un tiempo diario para leer, estudiar, escudriñar Tu Palabra que evitará que sea engañado, me protegerá y preparará para estar firme y convincente en mi respuestas y lo principal, Te podré conocer, comprender y amarte más cada día. En el nombre de Cristo, amén.
Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados: 2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, 3 procurando mantener la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz: 4 un solo cuerpo y un solo Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 5 un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, 6 un solo Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos. 7 Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo.
14 Así ya no seremos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error; 15 sino que, siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, 16 de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.