viernes, abril 17, 2015

SU OMNISCIENCIA

DIOS está al tanto de todo lo que hay.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria    
SU OMNISCIENCIA
SALMOS 38:9 “Ante ti, Señor, están todos mis deseos; no te son un secreto mis anhelos.” 
Uno de los atributos propios y exclusivos de DIOS es la omnisciencia. Omnisciencia es la capacidad para conocer todo lo que ha ocurrido, ocurre y ocurrirá en todas partes del universo en todo momento. Lo más privado que posee un hombre son sus pensamientos y aún estos son del cabal conocimiento de DIOS. Por eso se engaña a sí mismo quien pretenda creer que DIOS puede ser engañado o burlado.
Cuando le hacemos una promesa a DIOS ya ÉL sabe de antemano si lograremos cumplirla o no. Esta capacidad de conocimiento total, absoluto y universal es algo muy difícil de comprender porque sólo DIOS la tiene y si llegásemos a entenderla o a tenerla seríamos también DIOS, lo cual por definición es imposible. Esto le permite a DIOS tener el control absoluto sobre todo lo que ocurre bajo el sol. DIOS no está esperando que las cosas cambien en algún momento para bien. ÉL ya sabe lo que va a ocurrir. DIOS sabe cuán comprometidos estamos con Sus planes y Su obra. ÉL conoce perfectamente qué aspectos de nuestra vida necesitan ser mejorados y cómo se logrará tal transformación.
Sabiendo, pues, que todo pensamiento, palabra, intención, deseo, anhelo, necesidad, capacidad, sentimiento, decisión, plan, sueño e inquietud son del conocimiento de nuestro Creador, actuemos con actitud de transparencia en todo momento. Reconozcamos la infinita diferencia que existe entre nosotros y ÉL y sometámonos a Su autoridad y poder.
Un siervo fiel en las manos de DIOS es una de las herramientas más poderosas con que cuenta ÉL para demostrar al enemigo su maravilloso y perfecto plan.
Cada vez que estemos observándonos interiormente tengamos en cuenta que DIOS también está allí y que ÉL está al tanto de todo lo que hay en nuestro corazón.
Armados con este conocimiento podremos comenzar a actuar de manera diferente a lo que nos impulsa a hacer nuestra débil naturaleza pecaminosa.
ORACIÓN: DIOS, me uno al espíritu del salmista para alabarte de todo corazón por lo que Tú eres: DIOS grande y maravilloso; y por lo que has hecho, estás haciendo y harás en mi vida. Reconozco con gratitud el interés que Tú has puesto en mi, y porque Tú has previsto y provisto todas las circunstancias en que me he de hallar y has ordenado las cosas para mi bien. Gracias por haber confeccionado un plan para bendecir mi vida. Te ruego que me des discernimiento espiritual para conocer ese plan y obedecerte mientras lo llevas a cabo en mi. Gracias Señor. En el nombre de Jesús, amén.


jueves, abril 16, 2015

¿PUEDES QUEDARTE CALLAD@?

Poner en práctica las enseñanzas de Jesús
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria    
¿PUEDES QUEDARTE CALLAD@? 
PROVERBIOS 19:11 “La cordura del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa.”
Callar no es precisamente una cualidad intrínseca del ser humano. Desde muy pequeños, los niños muestran una marcada tendencia a tratar de captar la atención de los demás ya sea llorando, o gritando o, cuando aprenden a pronunciar palabras, hablando sin cesar. Cuando somos adultos, ya no lloramos o gritamos como los pequeños, sin embargo todavía nos resulta difícil callarnos, sobre todo cuando nos insultan o nos acusan injustamente.
En Mateo 12:34, Jesús les dice a un grupo de judíos: “¡Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca.” Ciertamente un corazón lleno de ira y amargura producirá palabras que no glorificarán el nombre de DIOS. Por eso, en su carta a los efesios, el apóstol Pablo les dice: “Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como DIOS también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Efesios 4:31-32). Pablo nos advierte que debemos despojarnos de “toda amargura”, pues hay un peligro muy grande en permitir que ésta se acumule en el corazón y eche raíces. De igual manera debemos librarnos de enojo, ira, gritería y maledicencia, ya que nada de esto proviene de DIOS.
En la corte judicial de un pequeño pueblo había un abogado que solía hacer comentarios despectivos y usaba en ocasiones lenguaje provocativo dirigido al juez en funciones de dicho tribunal. En lugar de tomar medidas enérgicas contra el abogado y mandarle a callar, el juez sonreía y se quedaba callado. La gente se preguntaba cómo podía ser tan paciente.
En una ocasión, durante una cena, alguien le preguntó al juez: -“¿Por qué usted no hace algo respecto a ese insolente abogado?”- El juez puso su tenedor en el plato, y con una leve sonrisa contestó: -“Tengo una vecina que tiene un perro. Siempre que hay luna llena, el perro ladra sin cesar toda la noche.”-.  Luego, el juez reanudó su comida tranquilamente. Una persona le preguntó: -“Pero señor juez, ¿qué tiene que ver eso del perro y la luna con ese abogado?”-  El contestó: -“Pues que la luna simplemente ¡sigue brillando!”- Y es que la forma en que reaccionamos ante una ofensa, habla mucho más de nosotros mismos que del propio ofensor.
Los sacerdotes judíos insultaron y acusaron a Jesús. ÉL simplemente calló. Y su gloria siguió brillando y seguirá alumbrando por la eternidad. Debemos aprender a callar en lugar de hablar algo ofensivo. Y si es absolutamente necesario que hablemos en nuestra defensa, debemos hacerlo con mansedumbre, controlando las emociones y recordando que “la blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor.” (Proverbios 15:1).
En este mundo podríamos evitar muchos problemas si aprendiéramos a hablar con suavidad, y a callarnos cuando no tuviéramos algo bueno que decir del otro. Cuando se nos hace daño, queremos que alguien en algún lugar, arregle las cosas. Con frecuencia pensamos que eso significa “nosotros”… pero estamos equivocados.
Conocemos que Jesús sufrió un trato espantosamente duro, injusto, despiadado, además de un juicio falaz y mentiroso. No obstante ello, guardó silencio. La Biblia está llena de enseñanzas como éstas; ponerlas o no en práctica es precisamente lo que nos hace diferentes.
ORACIÓN: Padre Santo, te ruego llenes mi corazón de Tu amor y de Tu paz, de manera que siempre que yo hable lo haga con palabras que edifiquen y no ofendan aún en momentos en que me han herido u ofendido de alguna manera. Y dame la fuerza para permanecer callad@ cuando sea prudente hacerlo. En el nombre de Jesús, amén.
LECTURA BIBLICA: Marcos 15:1-5
En este pasaje, Pilato se maravilló cuando Jesús permaneció callado ante las acusaciones de que era objeto por parte de los sacerdotes judíos. Seguir el ejemplo de Jesús no es nada fácil, sin embargo la Biblia nos exhorta a mantener una actitud prudente en situaciones en las que nuestra naturaleza carnal nos impulsa a defendernos de acusaciones falsas o de alguna calumnia de la que hemos sido victimas. 
1 Tan pronto como amaneció, los jefes de los sacerdotes, con los ancianos, los maestros de la ley y el Consejo en pleno, llegaron a una decisión. Ataron a Jesús, se lo llevaron y se lo entregaron a Pilato.
2 ¿Eres tú el rey de los judíos? —le preguntó Pilato. —Tú mismo lo dices —respondió.
3 Los jefes de los sacerdotes se pusieron a acusarlo de muchas cosas. 4 ¿No vas a contestar? —le preguntó de nuevo Pilato—. Mira de cuántas cosas te están acusando. 5 Pero Jesús ni aún con eso contestó nada, de modo que Pilato se quedó asombrado.”


miércoles, abril 15, 2015

LA PAZ DE DIOS ESTARÁ CONMIGO

Así sea. Amén.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
LA PAZ DE DIOS ESTARÁ CONMIGO
Charles Spurgeon
FILIPENSES 4:9 “Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el DIOS de paz estará con vosotros”.
Cosa excelente es poder imitar a una persona con provecho, como por ejemplo al apóstol Pablo. ¡Ojalá pudiéramos imitarlo hoy y todos los días de nuestra vida! Si con la ayuda de DIOS ponemos en práctica las enseñanzas de Pablo, podemos reclamar el cumplimiento de la promesa que se nos hace en su exhortación. ¡Y qué promesa!
DIOS, que ama la paz, que es el Autor de la paz y que inspira paz, estará con nosotros. «Paz a vosotros», he ahí una magnifica bendición. Pero mucho más rica bendición es saber que con nosotros está el DIOS de Paz. De este modo tenemos el manantial con todos sus riachuelos, el Sol con todos sus rayos. Si el DIOS de paz está con nosotros, gozaremos de esta paz que sobrepasa todo entendimiento, aunque las circunstancias exteriores se conjuren para destruirla.
En las contiendas de los hombres, nosotros podremos convertirnos en pacificadores, si el autor de la paz está con nosotros. La auténtica paz se halla en el camino de la verdad. Y si con el pretexto de extenderla abandonamos la fe o nos apartamos del camino de la justicia, caeremos en un gravísimo error.
Ser primeramente puros y después pacíficos, tal es el orden de la sabiduría y de la verdad. Mantengámonos en la senda trazada, y el DIOS de paz estará con nosotros como lo estuvo con el apóstol.
Hoy me siento seguro de la paz de DIOS la cual siempre me sostendrá. DIOS es el mejor compañero de Camino. Como acompaño a Pablo durante su vida, lo está haciendo conmigo en este momento. Y eso me da Su paz.
ORACIÓN: Señor, Gracias por darme Tu paz como un elemento sustentador de mi fe en el largo recorrido de la vida. Ayúdame a disfrutarla al máximo. En Cristo Jesús. Amén.

LECTURA BIBLICA: Filipenses 4:4-9
4 Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! 5 Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.
6 Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de DIOS en toda oración y ruego, con acción de gracias. 7 Y la paz de DIOS, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
8 Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
9 Lo que aprendisteis, recibisteis, oísteis y visteis en mí, esto haced; y el DIOS de paz estará con vosotros.


martes, abril 14, 2015

TODA UNA VIDA POR DELANTE

Ayúdanos Señor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
TODA UNA VIDA POR DELANTE
JEREMÍAS 29:11 "Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza".
Se llamaba Pastor Pérez Gutiérrez. Tenía quince años de edad y vivía en Managua, Nicaragua. Un día recibió un fuerte regaño de su madre. El muchacho se sintió sumamente deprimido. Negros pensamientos invadieron su mente, y lo envolvió una mezcla de resentimiento y despecho junto con la sensación de no valer nada.
Con la voluntad vencida, la mente ofuscada y la razón perdida, el muchacho, que apenas estaba entrando a la vida, vio en su imaginación que se levantaba ante él una tétrica figura. Era la rama de un árbol, con una cuerda amarrada. Pastor Pérez Gutiérrez se dijo a sí mismo que la única solución para su vida era el suicidio, y tomando la fatal determinación, se encaminó al árbol en el patio de su casa. Allí amarró una soga a una de las ramas, y se colgó de ella. Quince años, nada más, y ya la carga de la vida le era demasiado pesada.
El suicidio de un joven nos conmueve hasta lo más profundo. Todo suicidio, toda derrota de un semejante, nos entristece, pero cuando oímos de algún joven que se suicida, sufrimos más. Él que tiene toda una vida por delante, con tan brillantes oportunidades como ofrece la vida, y trunca todo en un instante, está despreciando lo más grande que posee: su futuro. Además, Cristo ofrece vida en abundancia a todo el que sepa echar sus cargas sobre Él. La vida trae de todo —momentos malos y tristes, y días de dicha y alegría—, pero cada ser humano es una vida que DIOS ha creado y que ninguno debe cortar antes que DIOS lo llame.
El suicidio de un joven es un grave síntoma social. Algo anda muy mal cuando una criatura de quince años arma su brazo contra sí mismo. Eso dice muchísimo acerca de la falta de fe, del descreimiento, de la insensibilidad espiritual y de la furia contenida que existe en el ambiente en que vive ese joven. DIOS nos tiene en este mundo porque ÉL tiene propósitos para nuestras vidas.
Es cierto que en esta vida hay momentos de agonía, pero los hay también de profunda paz. Y la vida de cada uno de nosotros tiene, querámoslo o no, una influencia poderosa en otros que nos acompañan en este camino. Éllos dependen muchas veces de nuestra estabilidad. No les neguemos nuestro brazo de ayuda.
Cristo quiere que pongamos nuestra confianza y nuestra vida entera en Sus manos. Si aún no lo hemos hecho, rindámonos hoy mismo a DIOS nuestro Creador.

ORACIÓN: Padre nuestro, que estás en los cielos. Gracias te damos por la vida que nos das y le das a mis seres queridos, familiares y amigos. Ayúdanos a entenderte, comprenderte y a amarte cada día más y más. Que Tu Palabra sea mi guía y todo lo que haga sea para agradarte, Señor. Bendíceme. En el nombre de Cristo, amén.

lunes, abril 13, 2015

DE LAS MULTITUDES... A MÍ

Gracias Señor por las muestras de Tu amor.
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
DE LAS MULTITUDES…  A MÍ
MATEO 8:3 “Jesús extendió la mano y tocó al hombre.  —Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio! Y al instante quedó sano de la lepra”. 
La película de 1998 “Saving Private Ryan”, fue nominada para recibir once Oscares y gano cinco de ellos por buenas razones. Es una escena, el capital John Miller (interpretado por Tom Hanks) habla con James Francis Ryan (interpretado por Matt Damon), el último hijo sobreviviente de una familia que ya había perdido tres hijos durante la Segunda Guerra Mundial, soldado a quien Miller había sido enviado a rescatar.
Los dos hablan por solo un momento antes del comienzo de la batalla en la que posiblemente perderían sus vidas. Ryan por su parte intenta recordar la última vez que vio a sus tres hermanos, ya muertos en batalla, mientras que Miller menciona brevemente a su esposa, que le ayudaba a cuidar de los rosales en el jardín. Al terminar Ryan de contar sus últimos recuerdos, y sabiendo que el fin estaba cerca, le dice a Miller: “Ahora tu cuéntame de tu esposa y de los rosales”.
En uno de los instantes más emocionantes de esta obra cinematográfica, el Capital Millar voltea y le dice a Ryan: “No, este recuerdo es para mí solamente”. En ese momento el director Spielberg capta una tremenda realidad de la vida: Hay ciertas cosas que no son para compartir con otros, son propias. ¿Pensará nuestro Señor así de nosotros?
Uno de los aspectos más fascinantes de los evangelios es ver como Jesús está continuamente rodeado por multitudes de personas. Pocas veces encuentra descanso, pues las multitudes lo siguen por doquier. Pero aún rodeado del gentío, los evangelios nos narran del interés que ÉL le daba a cada persona individualmente. Sabemos que fue así; de otra manera no sabríamos del ciego que sanó por el camino a Jericó, tampoco conoceríamos de su compasión por la suegra de Pedro, de Zaqueo, del hombre rico, del centurión o de la mujer samaritana y muchos más. Aunque los beneficios de la cruz se extienden al mundo entero, el Señor está al tanto de cada persona. ÉL está interesado en mí y en ti también, aunque el mundo nunca los sepa.
Lo más asombroso es que casi todas las personas que ÉL reconoce tienen algún defecto, pero aún con tantos defectos que harían que muchos dieran la media vuelta y corrieran, Jesús los toma para Sí.
Demos gracias a DIOS porque está al tanto de nosotros, aunque estemos en medio de una gran multitud, se interesa por lo que estamos viviendo ahora.
Esta verdad es confirmada en Salmo 33:13-15 “Desde los cielos miró el Señor; vio a todos los hijos de los hombres; desde el lugar de su morada miró sobre todos los moradores de la tierra. Él formó el corazón de todos ellos; atento está a todas sus obras".
ORACIÓN: Señor Jesús. Te agradezco porque a pesar de que tienes a un 'mundo' alrededor Tuyo, sé que estás a mi lado en todo tiempo ayudándome, protegiéndome, bendiciéndome. Te siento en todo momento y estoy seguro que Tú también lo haces en mis seres queridos, familiares y amigos. Te lo agradezco Señor. En el nombre de Cristo, amén.

LECTURA BIBLICA: Mateo 8:1-4
1 Cuando Jesús bajó de la ladera de la montaña, lo siguieron grandes multitudes.
2 Un hombre que tenía lepra se le acercó y se arrodilló delante de él. —Señor, si quieres, puedes limpiarme —le dijo.
3 Jesús extendió la mano y tocó al hombre. —Sí quiero —le dijo—. ¡Queda limpio!
Y al instante quedó sano de la lepra.

4 —Mira, no se lo digas a nadie —le dijo Jesús—; sólo ve, preséntate al sacerdote, y lleva la ofrenda que ordenó Moisés, para que sirva de testimonio.

domingo, abril 12, 2015

EL HALCÓN QUE NO PODÍA VOLAR

¡AYÚDAME SEÑOR!
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
EL HALCÓN QUE NO QUERÍA VOLAR
JOSUÉ 1:9 “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu DIOS te acompañará dondequiera que vayas." 
Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasado unos meses el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía que le sucedía, no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.
El rey mandó a llamar a sabios y magos para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerlo volar. El monarca decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón. A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte, “Traedme al autor de este milagro.” Su corte le llevó a un humilde campesino.
El rey le preguntó: “¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres acaso un mago?”. Intimidado, el campesino le dijo al rey, “Fue fácil, mi Señor, sólo corté la rama y el halcón voló, se dio cuenta que tenía alas y se largó a volar.”
De igual manera, a veces nos sucede lo mismo, DIOS tiene que recurrir a cortar nuestra rama, para que recién ahí comencemos a volar. Nos cuesta abandonar nuestra rama, ese lugar de confort y seguridad. Cuando hablo de “confort” y “seguridad” no estoy diciendo que esto sea literalmente así, pero nuestro temor a enfrentar lo desconocido y nuevos retos, en muchas oportunidades nos tiende una trampa donde nos hace sentir “seguros” y “cómodos” en lo que ya conocemos, esto incluye nuestros condicionamientos del pasado, nuestras limitaciones personales y temores.
Tu “rama” es tu zona de cautividad, es por eso que el Señor está interesado en cortarla, porque cuando ÉL corte tu rama, entonces recuperarás tu capacidad de emprender nuevos retos, se cumplirá lo que dice DIOS en Su Palabra “El Señor ha hecho grandes cosas por ellos.”
Es necesario que asumas el riesgo de volar, tienes que salir de la cautividad; no tengas temor y se valiente; el Señor conoce tu potencial y ha puesto de Su tesoro en tu vida: “Pero tenemos este tesoro en vasijas de barro para que se vea que tan sublime poder viene de DIOS y no de nosotros.” 2da. Corintios 4:7.
A través de Su Espíritu tu lo lograrás: “Porque no nos ha dado DIOS espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2da. Timoteo 1:7.
¡!AHORA A VOLAR!!
ORACIÓN: Ayúdame Señor a deja mi "rama" y que pueda 'volar'. Quita de mi ese temor a lo nuevo. Tú siempre me acompañas y proteges. En el nombre de Cristo, amén.


sábado, abril 11, 2015

EL PODER DE DIOS

Gracias Señor…
Comparte esta meditación.
Bendiciones,
Enio
Meditación Diaria  
EL PODER DE DIOS
SALMOS 18:15-16 A causa de tu reprensión, oh Señor, y por el resoplido de tu enojo, las cuencas del mar quedaron a la vista; ¡al descubierto quedaron los cimientos de la tierra!”
Muchas veces nos maravillamos de lo poderoso que pueden resultar ser las fuerzas de la naturaleza. Hemos podido observar, en tiempo real, gracias a la tecnología de comunicaciones vía satélites, tales como el Fenómeno del Niño, huaycos, huracanes, tsunamis, terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones, heladas, borrascas, tornados y otros fenómenos telúricos o meteorológicos similares pueden alterar significativamente y en instantes la faz de la tierra.
No hay nada que pueda resistir estas inmensas fuerzas, ni nada que pueda detener la destrucción que las acompaña.  No obstante, el poder de DIOS está muchísimo más por encima de la intensidad de estas terribles fuerzas de la naturaleza, las cuales están ─de paso valga mencionar─ bajo la autoridad y al servicio incondicional de la voluntad de DIOS.
Por eso cometemos una grave falta cuando nos desesperamos porque pensamos que DIOS no nos va a dar una salida a nuestros aparentemente “imposibles” problemas por resolver ¿Por qué nos cuesta tanto creer que para ÉL no hay nada imposible? ¿Por qué la duda nos asalta y nos paraliza?
Miremos, pues, a las adversidades, simplemente como nuevas oportunidades para que DIOS nos demuestre, una vez más, Su irresistible e inmensurable poder y Su absoluta autoridad sobre toda la creación. La misma fuerza y poder que ÉL usa para gobernar a la naturaleza y aún más, está disponible para darte una solución a cualquier problema que tengas por difícil que éste parezca. Para DIOS no hay nada imposible y por éllo es que podemos descansar y confiar en Sus promesas, las cuales nunca fallarán.
Acerquémonos a nuestro Padre Celestial con la certeza de que ÉL escuchará nuestras peticiones y responderá a cualquier necesidad que salga de lo más profundo de nuestro corazón. No hay nada en el universo que se pueda oponer a Sus designios y a Su santa voluntad.
ÉL convierte los desiertos en manantiales y las muchas aguas en sequedales. Lo imposible se torna en lo posible y la desesperación la convierte en esperanza. Nada se puede oponer al poder de DIOS.
Confiemos, pues, en ese inmenso poder que nos permite vivir en paz y seguridad de acuerdo a la perfecta voluntad de DIOS. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

ORACIÓN: Padre Celestial. Me acerco a Ti con la segurida de que Tú me vas a escuchar. Te ruego que me ayudes a superar los problemas que me angustian (aquí los puedes presentar) los cuales los pongo a Tus pies. Ayúdame Señor. Gracias DIOS por las muestras de Tu amor. En el nombre de Cristo, amén.